Sistema Electoral

 

Fair Game

Valerie Plame is employed by the Central Intelligence Agency, a fact known outside the agency to no one except her husband and parents. She is an intelligence officer involved in a number of sensitive and sometimes dangerous covert operations overseas.

Her husband, Joseph C. Wilson, is a diplomat who most recently has served as the U.S. ambassador to Gabon. Due to his earlier diplomatic background in Niger, Wilson is approached by Plame’s CIA colleagues to travel there and glean information as to whether yellowcake uranium is being procured by Iraq for use in the construction of nuclear weapons. Wilson determines to his own satisfaction that it is not.

After military action is taken by George W. Bush, who justifies it in a 2003 State of the Union address by alluding to the uranium’s use in building weapons of mass destruction, Wilson submits an op-ed piece to The New York Times, claiming these reports to be categorically untrue.

Plame’s status as a CIA operative is subsequently revealed in the media, the leak possibly coming from White House officials, including the Vice President’s chief of staff and national security adviser, Scooter Libby, in part to discredit her husband’s allegation that the Bush administration had manipulated intelligence to justify the invasion of Iraq. As a result, Plame is instantly dismissed from the agency, leaving several of her delicate operations in limbo and creating a rift in her marriage.

Plame leaves her husband, further angered by his granting of television and print interviews, which expose them both to public condemnation and death threats. Wilson ultimately persuades her, however, that there is no other way to fight a power as great as that of the White House for citizens like them. Plame returns to him and testifies before a Congressional committee, while Libby is convicted of perjury and obstruction of justice and given a 30-month prison sentence, although President Bush commutes the jail time on Libby’s behalf.

Traducción al Español

En 2003, la agente de la CIA Valerie Plame (Naomi Watts) trabaja para el Departamento contra la proliferación de armas y su nueva misión consiste en investigar el armamento de Irak. Su marido, el diplomático Joseph Wilson (Sean Penn), concluye en uno de sus estudios que es imposible que el uranio enriquecido haya salido de Níger en dirección a Irak sin que el gobierno de Estados Unidos lo sepa. Por ello, cuando el gobierno de Bush le declara la guerra Irak con esa excusa, decide publicarlo en el New York Times para que todo el mundo sepa que es mentira. Pero, este hecho no le gusta nada al gobierno estadounidense y la vida del matrimonio y la de su familia corre peligro.

Tres Votos

 

En eso que el sátrapa bautizó como “La Cuarta”, cuando uno votaba de manera artesanal, con tarjeticas de colores… se abrían todos los cajones contentivos de esas tarjetas y se contaban – manualmente – a la vista de todos. ¡Aún así se hacía la trampa pareja! Claro, entonces no se estaba afectando a la sociedad venezolana de manera tan radical, aunque aquellos vientos se convirtieron en la tormenta que hoy – ¿eternamente? – nos azota. Gracias a la corrupción y a los desmanes de “La Cuarta”, ayudamos, todos, a crear las condiciones para que nos llegara “La Quinta” y con ella: ¡la destrucción total de la Venezuela que conocimos!

Como ya les conté en una oportunidad, hace unos años, durante “La Cuarta”, se me ocurrió la genial idea de unirme a un movimiento, sin respaldo político alguno, llamado “HATILLO INDEPENDIENTE”, liderizado por el Dr. Jorge Paparoni. Me lancé para concejal del municipio donde llevaba más de una década viviendo.

Entre mis dos suplentes y yo, nos gastamos un poco más de doce millones de bolívares (no tan devaluados como los de hoy, claro) en la campaña electoral. El día de las elecciones alquilamos cinco autobuses para trasladar a todos los vecinos de la Zona Rural de El Hatillo para que pudieran votar por quienes ellos quisieran. El fuerte de mi campaña era derrotar la abstención. Les decía a mis vecinos que solamente votando, nuestros políticos podrían tomarnos en cuenta en el futuro… ganara quien ganara.

En cada mesa electoral del circuito por donde me lancé, tenía simpatizantes vigilando mis votos y reportando (mediante radios alquilados de 2 mt) los votos que iba sacando. Al final no gané. El candidato por Acción Democrática, José Sarría, obtuvo más votos que yo – gracias a una guarandinga que mentaban “Operación Galope” – y acepté la derrota esa misma noche, cuando me fui a celebrar el triunfo de mi vecino, José, en su finca del Sector La Mata, Zona Rural de El Hatillo.

Al día siguiente fuimos convocados todos los miembros de aquel grupo de ingenuos ciudadanos, fundadores del movimiento “HATILLO INDEPENDIENTE”, a defender los votos del equipo en la oficina electoral de El Hatillo. Nos querían, supuestamente, hacer “jujú”. Estuvimos en vigilia permanente (las 24 horas) unos cuantos días, hasta que los cuadernos electorales, las urnas y no-sé-cuántas-cosas-más fueron “secuestradas” delante de nuestras narices por La Guardina Nacional y llevadas al Colegio Electoral de Los Teques, capital del Estado Miranda, a una hora de camino de El Hatillo. Ahí se nos acabó el “cuartico de hora”. Muchos dicen que Paparoni ganó la alcaldía… no lo sé. No me consta una cosa ni la otra. Solo sé que YO NO GANÉ.

Hasta aquí mis lectores/ras han leído un cuento insípido que en nada se parece a mis cotidianos “alertas”. Tranquilos que aquí viene el sabor. Para tener un “recuerdo” de aquellas elecciones, quería saber cuántos votos había sacado en total, aunque – repito – sabía que NO HABÍA GANADO LAS ELECCIONES.

Pasaron los meses: ¡LOS MESES! y los cómputos no llegaban a los Teques. Cada vez que me tocaba hacer una diligencia por allá, trataba de obtener las cifras oficiales de las elecciones municipales donde había participado. Al fin, un día, me dieron los resultados OFICIALES: había sacado TRES VOTOS… ¡TRES VOTOS!.

Aquellos debieron haber sido los votos más caros en la historia comicial venezolana. Cada uno de ellos nos costó (a mis suplentes y a mí) un poco más de CUATRO MILLONES DE BOLÍVARES. ¡CUATRO MILLONES!

Mi primera reacción fue reírme delante de aquel individuo calvo y gordo que con total y absoluto desgano me informaba los resultados OFICIALES de las elecciones municipales donde había hecho mi debut como político. Por supuesto que fue mi “debut y despedida”. Había aprendido una gran lección.

Cuando llegué a mi casa le formé un escándalo a mi familia. Según los cómputos OFICIALES del colegio electoral, mi mujer, mis hijos, hermanos, padres y allegados, no habían votado por mí. En aquel entonces tenía en Daktari más de una docena de empleados que se inscribieron todos en el circuito donde participaba como candidato a concejal. ¡Ni uno solo de ellos votó por mí!

Por supuesto que este cuento lo he echado en mil veladas ante cualquier cantidad de güiski del bueno y del malo. En una de esas reuniones, un político copeyano de vieja data me preguntó si yo conocía a un individuo llamado ILDEMARO MARTÍNEZ, alias “GARABATO”. A mi negativa, este señor me explicó que “GARABATO” era el hombre que le hacía las trampas electorales al partido COPEI. Así como el partido Social Cristiano tenía a su “GARABATO”, Acción Democrática tenía el suyo. ¡Qué tiempos aquellos! ¡Qué felices éramos haciéndole trampas al país… y desvirtuando los más elementales valores ciudadanos!

Ya por ahí hoy muchos comentan cómo deberíamos de votar en el próximo referéndum para legitimar o no la “nueva” constitución. Para el Dr. Hermán Escarrá, la votaciones deberían de ser manuales y el CNE debe ser escogido por los ciudadanos. Ajá… Mientras persistamos en la vía electoral, esteremos meando hacia Petare, teniendo el perol en Catia.

Así era “La Cuarta”, cuando Venezuela era otra y no había “maquinitas”… ni tanto real como ahora para comprar la “conciencia” de aquellos miembros que elijamos para conformar la junta directiva de nuestro “Poder Electoral”. ¡Solavaya!

Robert Alonso

 

 

Miami, March 5th, 2021

@POTUS45, @DonaldJTrumpJr,@RepDavid, @RepAndyBiggsAZ, @RepGosar, @USRepGaryPalmer, @RepDLesko, @RepDevinNunes, @repdarrellissa, @RepKenBuck, @RepMattGaetz, @RepGregSteube, @RepDonaldsPress, @CongressmanHice, @RepMTG, @RepRussFulcher, @RepMaryMiller, @RepJimBanks, @RepMikeJohnson, @RepAndyHarrisMD, @RepRosendale, @RepGregMurphy, @RepDanBishop, @RepTedBudd, @RepHerrell, @RepLeeZeldin, @Jim_Jordan, @WarrenDavidson, @hbRepScottPerry, @RepFredKeller, @RepJeffDuncan, @RepRalphNorman, @RepHarshbarger, @DesJarlaisTN04, @RepMarkGre, @replouiegohmert, @RepRonnyJackson, @TXRandy14, @RepChipRoy, @michaelcburgess, @RepCloudTX, @BurgessOwens, @RepBenCline, @RepMGriffith, @RepAlexMooney, @RepTiffany, @RepMaryMiller, @RepBoebert, @GOPLeader,@Victoria_Spartz,@RepDLesko, @RepMTG, @RepMcClintock, @michellemalkin, @michaeljohns, @SpeakerBoehner, @aaronkissel, @Heritage, @RedState, @GlennBeck, @KarlRove, @newtgingrich, @IngrahamAngle, @seanhannity,
@theMRC, @TuckerCarlson, @RNC,@DickMorrisTweet, @hotairblog, @TheModernAmeri1,@DailyWire, @FamilyPolicyAlliance, @BIZPACReview, @realDailyWire, @DRUDGE, @RobertJohnDavi, @JimDeMint, @MicheleBachmann, @Rasmussen_Poll, @NatShupe, @DrMartyFox, @JonahDispatch, @AnnCoulter, @creatorsnation

Recommended Publications

Equality Bill 

Why We are About to Lose the USA – Preview

Don’t Mess with My Kids – Task # 1

Dear Tucker Carlson

Children Indoctrination in the USA

The Electoral System in the USA

768229

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 768,443