Saludo a La Bandera

 

Toda crítica, como toda sentencia jurídica: debe ser debidamente motivada.  No basta solamente con condenar o absolver al acusado.  Hay que explicar por qué se le condena o por qué se le absuelve.  Lo mismo debe suceder con las críticas.

A continuación, como he venido haciendo desde 1985, MOTIVARÉ mis críticas y observaciones a eso que llaman “Manifiesto Por La Venezuela Libre”.

Comenzaré asegurando por qué lo considero, en el mejor de los casos, un “saludo a la bandera” y en el peor de los casos: otro “guaraleo” más para fomentar infundadas esperanzas en un pueblo destruido, mancillado y ENGAÑADO a más no poder.  Mis críticas y observaciones, como he dicho arriba: estarán debidamente motivadas.

Mis comentarios los escribiré en rojo.

Nosotros, representantes de diversas organizaciones  de la resistencia venezolana, representantes de diversos sentires y posturas, pero todos, con el pecho henchido por el dolor de una patria humillada y destruida, emitimos la siguiente declaración:

Habría que comenzar por relacionar cuáles son esas “diversas organizaciones”: ¿estará entre ellas la “organización militar” de Don Pablo Medina?

Por otro lado, si se le va a hablar a los venezolanos a través de un “manifiesto”, sería bueno que se les hablase “claro y raspado”.  En Venezuela NO HAY “resistencia”.  En todo caso es una “resistencia criolla”, anatema con los postulados de los movimientos internacionales de resistencia que han dado frutos en diversos países del mundo.

Un verdadero movimiento de resistencia – no violenta – no reacciona defensivamente.  Vale decir: no protesta, no denuncia y, sobre todo: no fomenta el terror.

Venezuela ha sido invadida por diversos intereses extranjeros, no solo países que actúan como potencias coloniales, sino grupos irregulares que hacen vida en el país, con la aquiescencia de la tiranía que ejerce el poder y la complicidad traidora de los actores políticos que se hacen llamar de la oposición.

A lo largo y ancho de este “manifiesto” leeremos lo que todo el globo terráqueo y en especial los venezolanos sabemos.  ¡Nada nuevo debajo del sol!  ¿Qué Venezuela ha sido invadida por diversos intereses extranjeros?   ¡Ufff…!  ¡Hace “milenios”!  Poco antes de finalizar el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, Cuba y Venezuela – a instancias de Fidel Castro – firmaron el “Convenio de Reunificación de la Familia Cubana en Venezuela” y fue ahí cuando nuestro país fue invadido, hasta los “teque-teques”, por los Castro.  Mucho que lo advertimos.  Ese evento que en su momento llamé “El Génesis de la Tragedia Venezolana” lo podrán leer en mi reciente libro “Estafa Doble y Agravada”.

Pero eso no es todo.  Siguiendo las directrices de los Castro, han repartido a Venezuela en pedacitos.  La torta la han cortado en muchos pedazos, unos más grandes que otros.  Esos pedazos se han repartido, desde el comienzo del régimen de los Castro en Venezuela, a países del Primer Mundo: Alemania, Francia, Rusia, China, Estados Unidos y de “otros mundos” como Turquía, Irán y entre otros: ¡Cuba!

Esos son los “padres de los helados” de eso que mientan “comunidad internacional”, a las que unos ANORMALOS le están pidiendo “ayuda militar”.  En lo que la Halliburton se entere de la petición, la paloma que les van a pintar va a ser de marca mayor.

Los venezolanos han confiado en ese grupo, que se autodefinió como oposición, sin darse cuenta, por mucho tiempo, que no tenía ningún deseo de generar un verdadero cambio, no pretendieron nunca realmente liberar al país. Más aún, han sido partícipes de múltiples actos de corrupción en los cuales han expoliado riquezas que equivalen varias veces al plan de recuperación para la Europa de la post guerra, comúnmente conocido como el “Plan Marshall”, mientras Venezuela se empobrece y muere de mengua, entre las riquezas mal habidas. Hasta recursos de ayuda humanitaria, entregados por la comunidad internacional para tratar de ayudar a los venezolanos a sobrellevar esta tragedia, que para muchos venezolanos representaban la diferencia entre vivir o morir, han sido sustraídos, con el trágico resultado esperable.

¿Desde cuándo hemos venido advirtiendo sobre la FALSA OPOSICIÓN, eso que ahora Daniel Lara Farías llama LA OPOSICIÓN FALSARIA Y PROSTIBULARÍA?  Para aquellos que llegaron nuevos a mis escritos: ¡desde el año 2000 cuando Arias Cárdenas!  Ahí comenzaron a encasquetarme el remoquete de “Loco de Carretera”.  Luego seguí con Manuel Rosales (año 2006); Capriles Ratonski (año 2007); Herman Escarrá (año 2007); Leopoldo López (año 2008) y entre muchos, muchos otros: Juan Guaidó (5 de febrero de 2019… a los pocos días de su “auto-coronación”.

 

 

Mi contumaz denuncia desde el principio de la “revolución castrista en Venezuela”, me hizo acreedor del carnet del G2 cubano, como lo podemos apreciar en este video de quien fuera socia de Lara Farías hasta que le apagaran la luz en “Factores de Poder”:

 

 

La última de sus acciones falsarias, ha sido el gobierno interino” de Juan Guaidó, con el cual llenaron de esperanza a un pueblo que desesperadamente necesitaba creer en alguien para no morir de decepción, abatimiento y abandono. En esta farsa, los políticos de la traición, agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática y el Frente Amplio, destruyeron las dos únicas opciones de resultado inmediato que existían, la acción militar internacional, que impidieron abiertamente y la opción militar nacional, que arruinaron en una extraña operación que desde el principio, no tenía posibilidades de éxito. Además de ello, han traicionado múltiples intentos de militares patriotas que, recordando el juramento de defender la patria, decidieron actuar aún a costa de la vida, y fueron entregados a los órganos represivos de la tiranía, siendo encarcelados, cruelmente torturados, muchos asesinados y algunos desaparecidos.

Mi denuncia en contra de Guaidó era, precisamente, su misión de fomentar FALSAS ESPERANZAS, en eso que yo he bautizado “Operación Guaraleo”, para mantener dormido al pueblo de Venezuela, el único contingente que – si acaso – pudiera liberar a la patria de Bolívar.  Esperemos que este nuevo movimiento de la “Junta Patriótica en El Exilio” no sea parte – con intención o sin ella – de esa terrible “operación”.

Pero el Abogado Crovato asegura en su manifiesto, que las únicas dos opciones de resultados inmediatos que existían eran la acción militar internacional y la nacional.  Me parece que no estudió muy bien la opción del “Golpe Suave” del Dr. Gene Sharp, a quien tanto le temía Chávez y que plasmó en su famoso e internacional ensayo “De la Dictadura a la Democracia”.

 

Luego estaba La Guarimba.  Tanto le temía Chávez a una segunda Guarimba (la primera fue en 2004 y neutralizada por la entonces Coordinadora Democrática, luego MUD), que llegó a amenazar con “raspar” a toda su plana mayor, desde el vicepresidente hasta el ministro del interior, de defensa, la Fiscalía y demás entes de represión: ¡si la volvíana permitir!

 

 

Eso, sin contar con la estrategia de El Carrazo, que dio resultados excelentes en la Serbia del genocida Slobo Milosevic, conocido como “El Carnicero de Los Balcanes”.  Lo que no pudo la OTAN en meses de bombardeo indiscriminado, lo pudo “El Carrazo Serbio” en TRES DÍAS, tras una verdadera resistencia cívica no-violenta.

 

 

Pero ni La Guarimba ni El Carrazo dieron resultados en Venezuela y, si me preguntan, creo que jamás los darán.  Los venezolanos NO SON serbios ni ucranianos.  Bueno sería escuchar lo que uno de los líderes de la VERDADERA RESISTENCIA UCRANIANA comentó sobre La Guarimba venezolana de 2014.  La resistencia ucraniana estaba perdiendo la guerra hasta que aplicaron La Guarimba venezolana:

 

 

El pueblo venezolano no es el pueblo serbio.  Gene Sharp le dijo a los serbios que si seguían sus instrucciones, liberarían a Serbia en un año.  Sharp se equivocó: ¡la liberaron en ONCE MESES!

 

 

Pero repito.  Ni La Guarimba ni El Carrazo, ni la resistencia no-violenta ni violenta, ni que contraten a Mandrake El Mago: Venezuela podría ser liberada a estas alturas del partido.  Se dejaron “guaralear” demasiado y por individuos que incluso hoy están proponiendo formas utópicas y/o mágicas, para un pueblo que lo que quiere es agua, luz, gas, gasolina, remesas y poder llegar a comprar en bodegones.

A pesar de que apoyé a Trump desde un primer momento, lo acusé – EN PERSONA – de haber “guaraleado” a los pobres e infelices venezolanos con el cuento-chino que “todas las opciones estaban sobre la mesa“.  Al final lo único que hizo fue darle bombas a los socialistas de Guaidó y al resto del combo, para sacarle provecho electoral.  Se lo dije en una carta pública.  Jamás hubo opciones en ninguna parte y mucho menos la de la “ayuda militar“.  Ahora con Biden-Harris: ¡apaguen las velas y váyanse!

No estoy seguro dónde es que reside el Abogado Crovato.  Me dicen que en España… tal vez en Katmandú.  No sé dónde tendrá el Abogado Crovato su perol, pero está meando pa’Catia y pareciera tener el perol en Petare.  Lo que sí estoy seguro es que el Abogado Crovato no tiene la más puta idea del rolitranco de peo en el que estamos metidos aquí, en Estados Unidos de América, país que – en todo caso – podría ayudarnos a liberar a Venezuela. 

 

 

Ojo, Abogado, en el año 2006 denuncié el proceso de adoctrinamiento de los niños venezolanos.

 

 

Y en Estados Unidos hice todo lo posible y lo imposible para alertar a los “americanos” de lo que les venía de ganar Obama las elecciones.  No hice pausa alguna.

 

 

Solo han buscado opciones de convivencia con la peor organización criminal que América ha conocido. Son sus aliados, los represores, los asesinos de los venezolanos y también quienes han participado descaradamente en el robo del tesoro público. Estos políticos que se hacen llamar opositores, desprecian a la resistencia y la entregan en las garras de los esbirros de la tiranía, para que desaparezcan y no causen más inconvenientes a sus inconfesables planes, pero mantienen una unión que el honor no puede aceptar, con algunos de los personajes más abyectos de la tiranía, seres que tienen no solo sus manos manchadas de sangre, sino todo su cuerpo y su conciencia, seres que son responsables de miles de asesinatos, encarcelamientos y torturas, por acción o por omisión, al encubrir los crímenes ocurridos. Han dicho hasta la saciedad, que los sepultureros de Venezuela, tienen cabida en un gobierno conjunto con ellos. El honor y la dignidad de Venezuela no pueden ser manchados hasta ese nivel.

¿El “robo del tesoro público”?  A lo mejor el Abogado Crovato es muy joven, pero el “robo del tesoro público” es un deporte nacional venezolano desde tiempos inmemoriales.  Por cierto, le dediqué un capítulo completo a ese “robo” en mi libro “Cómo Se Perdió Venezuela”.  Lo titulé “La Corrupción Genética”.

Se mencionan los miles de asesinatos, encarcelamientos y torturas perpetrados por el régimen de los Castro en Venezuela, algo que todos sabemos, pero que muchos se empeñan en recordarlos, convirtiéndose en “Cajas de Resonancia del Terror”.

Uno de los tres comentarios que dejaron los lectores del manifiesto del Dr. Crovato, demuestra ese terror:

 

 

El honor y la dignidad de Venezuela han sido mancillados hasta llegar a niveles inimaginables.  Jamás me imaginé, cuando comencé a luchar – de verdad verdad – por Venezuela, que los venezolanos iban a permitir ese nivel de humillación.

El régimen tiránico ha cerrado toda opción electoral, ya que no solo ha violentado las estructuras legales, dando un golpe de estado el mismo año de 1999, con la complicidad criminal de diversos actores de la oposición, derogando por vías ilegítimas la Constitución Nacional y en cada proceso electoral subsiguiente, ha empleado el ventajismo, el fraude y la extorsión para asegurar la victoria, y en las ocasiones en las cuales no les ha sido posible mantener la victoria, mediante subterfugios insostenibles en el derecho, pero apoyados por un poder judicial compuesto por juristas del horror, han eliminado cualquier victoria del pueblo venezolano.

¡Claro que se ha cerrado toda opción electoral!  Pero eso NO ES NUEVO.  En la Venezuela “anterior” ya se había cerrado la fulana “opción electoral”.  Yo fui víctima de ese fenómeno y lo plasmé en un escrito titulado “Tres Votos”.

¡¡¡Tal vez el Abogado Crovato era muy joven y no se recuerda cómo los adecos “mataban” votos con actas…!!!

 

 

David Morales Bello

 

Tampoco debió, el Abogado Crovato, haber conocido al “Garabato Martínez”, quien hacía los chanchullos electorales por el lado de COPEI.

En Venezuela siempre ha habido una “cultura de chanchullo electoral”.  Con el régimen de los Castro en Venezuela esa “cultura” se exacerbó al infinito.

¿Ventajismo y extorsión?  ¡Vamos Abogado Crovato!  Ese era el “pan nuestro de cada día” en las “elecciones” venezolanas.  Escríbale al Dr. Jorge Paparoni quien se lanzó de candidato para alcalde de El Hatillo por una fórmula electoral independiente (en épocas de Caldera) y pregúntele si sufrió de ventajismo electoral.  Pregúntele cómo la Guardia Nacional llegó un buen día a extorsionarlo.  Yo lo sé porque estaba allí como candidato por la misma fórmula para concejal municipal.

Y en cuanto al “poder judicial”, ¿cuál poder?  Les vuelvo a recomendar mi recién-libro, “Estafa Doble y Agravada”, para que vean cómo funcionaba el “poder judicial” en la Venezuela de antes.  Ya veníamos aprendidos.  El régimen de los Castro lo que hizo fue exacerbar el problema.

Cualquier opción negociada está descartada. La tiranía se ha encargado de demostrar que su palabra no tiene el mínimo valor, no tratamos con gente de honor, han violentado los acuerdos alcanzados con la facilitación de diversos países y entes internacionales. Después de haber mentido durante todo este período, ha de quedarnos claros, que el régimen tiránico no tiene disposición alguna para cumplir sus promesas.

¿Cuántas mentiras nos metieron, Abogado?  ¿Cuántas mentiras nos metió Ud, por ejemplo?  ¿Ud. promovió alguna vez las farsas electorales?

El pueblo participó en múltiples protestas durante los últimos veinte años y el resultado siempre ha sido el mismo, represión, mediante el asesinato de simples ciudadanos que solo expresan su opinión, como los más básicos derechos naturales del hombre lo contemplan, además del encarcelamiento y tortura de los prisioneros. Todos y cada uno de ellos, son nuestros hermanos, y toda esa sangre derramada, ha sido traicionada por actores políticos en los cuales nuestros mártires confiaron, por cuanto los convirtieron en fichas de negociación para obtener prebendas del gobierno, pagadas con sangre de patriotas y libertadores.

Las protestas de calle son contraproducentes dentro de los postulados de una verdadera RESISTENCIA.  Son reacciones defensivas.  Lo único que se logra con ellas son muertes, detenciones y mutilados.  Llevamos años y años advirtiendo que no deben marchar, protestar… denunciar y así lo hemos publicado.  Eso nos demuestra que en Venezuela jamás ha habido un movimiento de resistencia verdadera.

 

 

No son las esperanzas basadas en las ayudas externas.  La libertad de Venezuela – ¡si acaso! – se debe intentar lograr internamente, con sus ciudadanos.  Con los padres, las madres y los hijos dispuestos a sacrificarse por la patria.    El venezolano se acostumbró al “Síndrome de la Mecedora“, donde el grueso de la población se mecía mientras observaba cómo unos pocos muchachos se jugaban la vida por el país.  Se mecía y mecía: ¡pero no avanzaba!  Luego venían las farsas electorales y se ponía en cola para votar, mas no para elegir.

Es claro que no existen órganos de gobierno en Venezuela, no existe un poder ejecutivo nacional, solo organizaciones criminales con fachada política que alegan ser el gobierno, no solo sin ejercerlo, sino además, sin legitimidad alguna para hacerlo.

Venezuela, Abogado, SIEMPRE ha tenido gobiernos PRESIDENCIALISTAS: ¡jamás ha habido un poder ejecutivo nacional!  A eso nos acostumbraron.

Tampoco existe un poder legislativo ni un poder judicial nacional, ya que han finalizado sus períodos constitucionales y no hay forma alguna de nombrar nuevos poderes, incluso dentro de lo establecido en la ilegítima constitución del chavismo, aprobada en 1999 y mucho menos, en la legítima Constitución vigente desde 1961. Lo mismo puede decirse de los poderes públicos regionales y locales.

Venezuela, Abogado, ha sido siempre una “caricatura de nación”.  ¿Poder legislativo?  ¿Ud. no ha escuchado hablar del “maletinazo” que le dieron a José Vicente Rangel para echarle una mano a Carlos Andrés Pérez ante el sonado caso del “Sierra Nevada”?

Venezuela se encuentra en un estado de acefalía total y quienes deberían estar llamados a actuar, han decidido traicionar a la Patria, aliándose con el enemigo para la destrucción de nuestro país.

 No solamente aliándose con el enemigo de manera directa, Abogado.  En septiembre del año 2012 se firmaron dos actas traidoras.  En una de ellas, firmada – por cierto – por Roberto Picón, se aceptaba la existencia de más de un millón y medio de electores fantasmas, inexistentes, que solamente un puñado de venezolanos denunciamos.  ¿Ud. denunció esas actas en su momento, Abogado?  ¿Ud. vio que las denunciara Daniel Lara Farías, Patricia Poleo o su nuevo amigo Alberto Franceschi?  ¿Verdad que no lo hicieron?  ¿Entonces, Abogado?

 

 

Ni un solo periodista, analista político, líder, dentro o fuera de Venezuela, se hizo eco de las denuncias sobre las actas traidoras.  ¿Por qué, Abogado?  Es más, tuvimos que hacer magia para que la prensa exterior las mencionara.

 

 

El artículo 250 de la Constitución legítima, establece textualmente “Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o fuere derogada por cualquier otro medio distinto del que ella misma dispone. En tal eventualidad, todo ciudadano, investido o no de autoridad tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.” Nosotros, ciudadanos de la República de Venezuela, conscientes que para ser un ciudadano se requiere asumir la responsabilidad por la nación, reclamamos ese deber constitucional para nosotros.

Pero no solo es un deber, esta acción se encuentra fundamentada en la declaración de independencia de nuestro país, acta de nacimiento de la República de Venezuela, la cual expresa que nuestros opresores han sido sordos a nuestros gritos exigiendo justicia, declarándonos a todos criminales y haciéndonos pagar con la infamia, el cadalso, la mazmorra y la confiscación, nuestra exigencia de una Venezuela libre.

Es nuestro derecho natural la resistencia a la opresión, destruir todo pacto de gobierno que no cumpla las funciones para las cuales fue establecido, y en este caso, más que no cumplir, han sido la piedra fundamental de la opresión y la humillación que sufre nuestra Venezuela. Y es también nuestro derecho natural, el ser libres, como individuos y como nación, sin sujeción a ninguna sumisión humillante, sin que ninguna bandera distinta al tricolor de las siete estrellas ondee en Venezuela, con la salvedad de las excepciones diplomáticas.

¿Vale decir, Abogado, que los venezolanos tienen que calarse la bandera vene-cubana de 8 estrellas en las sedes diplomáticas, incluidas aquellas que están en manos de la “oposición”?

 

 

Venezuela debe ser un territorio donde para todos, tanto nacionales como extranjeros que se acerquen como amigos, han de existir los derechos fundamentales de vida, libertad y propiedad, donde la seguridad de la persona y la seguridad jurídica, sean una norma fundamental y la igualdad, representada por el hecho que todos los individuos sean sometidos a la misma ley, sea una norma fundamental de acción pública.

Por ello, renunciamos para siempre a considerar al chavismo como una organización política, a buscar soluciones meramente políticas a la actual situación de opresión de nuestra nación y a considerar a los grupos que se hacen llamar políticos y de oposición, como una alternativa al régimen tiránico que oprime a Venezuela.

Para ello, y fundamentados en los derechos innegables del hombre y del ciudadano a la libertad, contemplados en la declaración de independencia, nos constituimos como una Junta Patriótica en el exilio, con la única y exclusiva función de liberar a Venezuela de las cadenas que la oprimen. Juramos que Venezuela volverá a ser por siempre libre, porque esa es nuestra razón de ser y juramos hundirnos en el mar antes de pactar con los opresores de nuestra patria, tanto los miembros del régimen tiránico, como los traidores que haciendo creer al mundo que luchan por la libertad de Venezuela, solamente protegen a la tiranía, a costa de la sangre de los venezolanos.

Viva Venezuela Libre

Muera la tiranía

Como podrá ver el Abogado Crovato, no se trata de “ubicarme“.  Yo llevo décadas ubicado.  No es porque se “acabó” (le prohibieron) el programa mío con Lara Farías que ataco todo lo que ahí sale.  No estoy confundiendo “enchufados“.  Los conozco como si los hubiera parido.  De esta manera le respondo al Abogado Crovato y en cuanto a La Guarimba, ya he dejado claro – con anterioridad – mis apreciaciones.

 

¡Ubíquense!

Miami 1ro de julio de 2021

Robert Alonso

Nota Importante

Este portal NO ESTA monetizado

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 867,487