Culebrilla…!

La “culebrilla” es una peligrosa erupción tipo sarpullido con quemazón causada por el herpes Zóster, la misma infección viral que afecta a las raíces nerviosas y que provoca la varicela (en Venezuela conocida como “lechina”, “shingles” en inglés, “zóster” o “herpes zóster”).  De hecho, aquellos que han padecido “lechina”, pudieran acabar teniendo culebrilla unos años después, con más frecuencia a partir de los 50 años de edad, ya que la infección puede estar latente y volver a golpear de nuevo cuando se tiene más edad, debido a un bajón inmunitario, por un determinado medicamento o, como ya se está viendo en muchísimos casos a nivel mundial: debido a las “vacunas experimentales” que se suponen nos hacen inmunes al virus que produce el COVID 19.

Casualmente nos enteramos que un gran amigo venezolano que reside en EEUU, “vacunado” y “re-vacunado” con la pretensión de evitar enfermarse de COVID 19, fue afectado de “culebrilla” poco después de su segunda dosis de la “vacuna experimental”.  Por cierto, padre de un hijo médico, fue inducido a servir de “conejillo de indias”, para lo cual le dieron una remuneración de poco más de $ 100.

 

 

Lesiones de nuestro amigo producto de la “culebrilla”

 

“¿Qué Casualidad, Dr. Muñiz-Cano?”

El galeno chino-cubano residenciado en Venezuela, ya fallecido, de apellido Muñíz-Cano, fue durante un tiempo mi médico de cabecera en Caracas.  Un día le llegué con un “peculiar caso”.  Mientras ayudaba al veterinario de nuestra gata en una operación de esterilización, fui mordido por ella en mi dedo anular de la mano derecha, mientras despertaba de la anestesia. La mordida me produjo mucho dolor, el cual no aminoraba con las semanas e, incluso: meses.  Decidí acudir a “Muñicito”, como cariñosamente le llamábamos.

Luego de examinarme copiosamente, el Dr. Muñiz-Cano determinó que se trataba de un cuadro de artritis.  “¿Artritis mi doctor?  Qué casualidad que de los 10 dedos que tengo en mis dos manos: ¡me viene a dar artritis justo en el dedo que me mordió la gata!”, a lo que el médico respondió: “¡Qué casualidad, ¿no?!”  Es de comentar que el Dr. Muñiz-Cano fue el médico de cabecera del Presidente Rafael Caldera.

¿Casualidad?

Qué casualidad que a mi gran y venerado amigo le vino a dar “culebrilla”, justamente después de su segunda dosis, sobre todo cuando ya se vienen reportando casos similares a lo largo y ancho del mundo.  “¡Qué casualidad, Dr. Muñiz-Cano!

Adenovirus

Si tienen paciencia e interés, podrían revisar – detenidamente – el video de arriba, donde la Dra. Karina Acevedo nos explica las PROBADAS consecuencias que producen las vacunas a base de vectores de adenovirus en cuanto a “despertar” virus escondidos (“durmientes” o “latentes”) en nuestros organismos o cuando nos exponemos al “virus silvestre” luego de ser vacunados.

Para mayor información sobre los peligros del uso de vectores de adenovirus, visitar la siguiente página:

Vectores de Adenovirus – Robert Alonso Presenta

 

El lamentable caso de nuestro amigo NO FUE REPORTADO DEBIDAMENTE a organizaciones como VAERS que se dedican a recopilar casos posiblemente-relacionados con las “vacunas experimentales”.  Jamás sabremos cuántos casos similares ya se han producido a lo largo del globo terráqueo.  Hay quienes podrán o no relacionar casos como éstos con la “vacuna experimental”.

Allen Luxenberg, ahora hospitalizado en Nueva York, le atribuye su culebrilla a la “vacuna” Moderna.  Uno entre “sabrá-Dios-cuántos-más”, que pudieran estar sufriendo de estos “daños colaterales”.

 

¿Ivermectina?

La respuesta a toda esta pesadilla mundial podría estar en un fármaco llamado Ivermectina, el cual cada día se hace más popular.  De ser así, el “negocio de la pandemia” se acabaría de una buena vez; desde las farmacéuticas, hasta los fabricantes y distribuidores de equipos y material realacionado con el tratamiento del COVID 19.  Estaríamos hablando de “miles de BILLONES de dólares”.

 

 

Lo primero que habría que resaltar es que los científicos Satoshi Omura y William C. Campbell, ganaron el Premio Nobel de Medicina en 2015 por inventar la Ivermectina para uso humano.

 

 

La Ivermectina tiene efectos antivirales contra varios virus de ARN monocatenario de sentido positivo distintos, incluido el SARS-CoV-2 ​ Estudios en animales han demostrado que la Ivermectina inhibe la replicación de SARS-CoV-2 en cultivo de células de riñón, por lo que es un posible candidato para prevenir y/o combatir el COVID-19.​

El 10 de abril de 2020, la FDA emitió una advertencia para no usar Ivermectina como tratamiento para COVID-19.

Un estudio publicado a principios de abril de 2020 afirmaba los beneficios de la Ivermectina en el tratamiento del COVID-19.

En noviembre de 2020, una revisión de publicaciones mostró que se han realizado numerosos estudios sobre la eficacia de la Ivermectina en el control de COVID-19​ y médicos en España publicaron un protocolo llamado IVERCOR-COVID19 con fines de hacer una prueba globalizada.​

En diciembre de 2020, los médicos de Bangladés completaron un estudio piloto aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo de 72 pacientes y concluyeron que un tratamiento de 5 días con Ivermectina resultó seguro y eficaz para tratar pacientes adultos con COVID-19. No se registraron eventos adversos graves por medicamentos en el estudio. Los autores comentan que “los medicamentos son asequibles (el costo total de 5 días oscila entre $.60- $1.8 USD por Ivermectina por 5 días) y están fácilmente disponibles en Bangladés, por lo tanto, son una alternativa muy atractiva para el tratamiento de pacientes con COVID-19″.  El estudio no hubiera sido posible sin las contribuciones de los gobiernos de Bangladés, Canadá, Suecia y el Reino Unido.

Para mayor información sobre los peligros del uso de vectores de adenovirus, visitar la siguiente página:

Ivermectina & Vitamina D

 

Directorio de médicos que recetan Ivermectina  para prevenir y/o tratar el COVID 19

 

Tratamiento sugerido 

 

Dieta y vitaminas sugeridas

 

Conclusión

El propio Dr. Fauci, bajo juramento y frente a una comisión del senado estadounidense, aceptó que las vacunas, ninguna de ellas, protegen contra “las variantes”, es decir: contra las mutaciones o nuevas cepas.  De hecho, Fauci – en su interpelación – mencionó dos cepas nuevas en Nueva York y una en California.  Según los entendidos: “!hay nuevas mutaciones como parar tirar pa’rriba!

Todos aquellos individuos que fueron “vacunados”, de toparse con un “mutante”, tendrían la misma protección que aquellos que no se vacunaron: ¡ninguna!

Entonces estamos frente a dos grandes peligros potenciales.  El primero: ¡el virus!  El segundo: ¡los “daños colaterales” que están produciendo y podrían seguir produciendo las vacunas en un futuro inmediato, mediato o a largo plazo.

El primer peligro potencial es sumamente difícil de evitar.  El segundo está en nuestras manos: ¡no vacunarse!

El siguiente video no puede ser más contundente:

 

Miami 24 de abril de 2021

Robert Alonso

Para revisar todas nuestras publicaciones sobre este tema, visitar la siguiente página:

www.robertalonsopresenta.com/pandemia

 

 

 

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 768,411