¿Teoría de la Conspiración?

 

Mi gran amigo, TB, infartado… me envió el video de una dama – quien por su acento sonaba venezolana – enunciando un sinfín de temas relacionados, por supuesto, con el dichoso Coronavirus o Covid 19. Una muchacha tremendamente mediática; dueña de una expresión facial extraordinaria. En oportunidades tal vez daba la impresión de estar leyendo un guión, quizás de un teleprompter.  Mi gran amigo TB, creo que estaba más interesado – pícaro él – en la mensajera y no en el contenido de su aterrador mensaje.

Ruby Demestoy

Lo primero que debemos hacer, en medio de esta impresionante catarata de información sobre el Coronavirus, es comprobar las fuentes y, sobre todo: quién está frente a la cámara.  Ayer me estaba desayunando con la tal Ruby Demestoy, principalmente, porque a mis 70 años no estoy al tanto de “esas cosas”.

Me fui a Google y “googlié” el nombre de “Ruby Demestoy” y descubrí que se trataba de una principiante “modelo” del género “porno-light”, camino – ¿en un futuro cercano? – a los sopotocientos estudios de “a tres por lochas” que han surgido en Estados Unidos en los últimos años, donde ponen a las divas a mostrar hasta el último pelito del epicentro de su trasero, mientras un caballero – ¿o caballera? – le da “lo suyo”; la perniciosa y degradante industria de la pornografía más cruda. Por ahí ya me supo mal: ¡muy mal! No porque sea un “santo varón” de la Orden de Malta o del Opus Dei, sino porque me pareció evidente que la tal Ruby estaba buscando celebridad: un poquito… o bastante atención.  Su técnica publicitaria, en mi familia, está ya más que trillada.

De Ruby no pude conseguir mucho. No sé si se graduó de algo… si ha presentado y le han publicado trabajos científicos que la avalen. De lo que sí me enteré fue de su mayor fantasía: “¡hacer el amor en público!” Es decir, ahora sabemos que la Ruby es exhibicionista, lo que no la descalifica para emitir juicios y recomendaciones, siempre y cuando estén debidamente fundados.

 

 

Una tarde acompañé a mi hoy-difunto tío (y padrino) a jugar una partida de póker con unos de sus tantos viejos amigos: o amigos viejos. Uno de ellos, orgulloso de su nieta, aseguró que ella había aprendido a hablar un chino perfecto. Entonces mi tío, sin perder ni un segundo, le preguntó a su amigo: “¿y tú hablas chino perfecto?” Para asegurar que alguien habla chino perfecto, según mi tío: ¡uno tiene que saber hablar chino perfectamente! ¿O no? En eso mi tío, QEPD, creo que tenía muchísima razón.

¿Sabrá Ruby de qué estaba hablando? ¿Cuáles son sus calificaciones, más allá de tener un cuerpo fuera de este mundo y de soñar con que la follen en el medio de una plaza pública, frente a cualquier cantidad de transeúntes?

Pero Ruby… “en veces”, dijo cosas que – si bien las he venido escuchando y leyendo DURANTE AÑOS – pocas veces se han publicado en estas últimas semanas saturadas de información sobre el virus que hoy atormenta a la humanidad.

Sí hubo algo que no me gustó: ¡su relación directa con el portal venezolano, “La Patilla”, propiedad y obra de Alberto Federico Ravell Arriaza, primo o tío de Jorge Arriaza, uno de los hombres con más poder en la tiranía castro-estalinista de Venezuela.  Además, Alberto Federico, es de la peña íntima de Juan Guaidó y fue gran promotor de todas las farsas electorales que se diseñaron desde Guanabacoa, mientras él era socio minoritario de Globovisión, en su etapa “opositora”.   “Dime con quién andas y te diré quién y qué eres” y la Ruby, quien aseguró que “hace el amor” dos veces al día (para mantenerse sana y en forma) anda con Alberto Federico.

Teoría conspirativa

Dicho todo lo anterior (y todavía me falta un pelito más por decir de esta señora… o señorita), pasemos al tema de la “teoría conspirativa” o, simplemente: “teoría de la conspiración”.

El término “teoría conspirativa” o “teoría de la conspiración” se usa para referirse a ciertas teorías alternativas a las oficiales que explican, sin fundamento alguno, un acontecimiento o una cadena de acontecimientos ─ comúnmente, de importancia política, social, económica, religiosa o histórica ─ por medio de la acción secreta de grupos poderosos. A ratos, la Ruby se muestra teorizando conspirativamente… pero a lo largo de su disertación, da la impresión de que ha sido informada (a medias) adecuadamente, solo que ella cocina un arroz-con-mango que, a mi juicio empírico, tendríamos que ir aclarando.

No que esté calificado para enmendarle la plana a la “diosa” Ruby… ni mucho menos que hable chino. A ratos sonaba mucho al estilo de Rafael Poleo, quien siempre ha tenido la gran habilidad de mezclar mentiras, verdades, medias-mentiras y medias-verdades para que sus lectores u oyentes, crean todo lo que dice. Ruby, de una manera bastante rudimentaria, primitiva y artesanal, estaba imitando, consciente o no: ¡a Rafael Poleo!

Evento 201

Es total y absolutamente cierto que el tal evento, mencionado por Ruby desde el principio de su charla, se dio en Nueva York el 18 de octubre del pasado año, 2019. Eso lo pueden corroborar visitando el siguiente portal: http://www.centerforhealthsecurity.org/event201/

Tal evento fue organizado y financiado por la “Johns Hopkins Center for Health Security” (la misma que, manipulándolas o no, da las cifras – segundo a segundo – de los infectados por el Covid 19, los muertos y los recuperados a nivel mundial.

 

 

Otro de los auspiciantes fue el “World Economic Forum” y el tercer grupo lo conformaba la “Fundación Bill & Melinda Gates”, de quien hablaremos a continuación.

“Depopulation”

Se dice que en el mundo de hoy viven unos 7.700 millones de habitantes; para dentro de 10 años (2030), serán unos 8,500 y para dentro de 80 años (a la vuelta de la esquina): ¡unos 11.200 habitantes! Según los “ecologistas-globalistas”, tal progresión será, como dicen ellos, los “progres“: ¡insostenible! De ahí la imperiosa necesidad de “despopular” (despoblar) a la humanidad, un término que en inglés se conoce como: “depopulation”.

La Sra. (o Srta.) Ruby nos alerta sobre la malsana estrategia para despoblar al planeta Tierra y hace mención a las intenciones de Bill Gates al respecto. Nada nuevo. Bill Gates viene hablando del tema desde, por lo menos: el año 2011.

Analizando el fenómeno “fríamente”, como lo sugiere la Ruby, el crecimiento exponencial de la población mundial debería de ser algo preocupante. Si dentro de 80 años podría haber en el mundo unas 11.200 millones de personas: ¿cuántos seres humanos habrá dentro de 200, 300 o 500 años? ¡Fin de mundo!

Bill Gates ha explicado la necesidad de controlar el crecimiento festinado de la población mundial. Si bien ha dicho que ha habido un decrecimiento paulatino en los países “desarrollados”, del llamado “Primer Mundo”, el “Tercer Mundo” ha experimentado un crecimiento incontrolable.   De hecho, mucho se ha hablado de la “Guerra de los Vientres”, donde el mundo musulmán terminará adueñándose, en pocas décadas – gracias a su creciente población – de todos los países europeos: ¡y más allá!

Dentro de muy pocos años, EE.UU. tendrá una población mayoritaria de afro-americanos y de hispanos (malamente llamados “latinos”). Mientras la población “blanca” ha rebajado su crecimiento a menos de 1.2 hijos por pareja, los hispanos y los afro-americanos la han incrementado enormemente. Siomi y yo, por ejemplo, tuvimos 4 hijos. Cada día, por cierto, hay más musulmanes tomando territorio en EE.UU. En Canadá ya casi constituyen una “pandemia”.

En una famosa entrevista que le hicieran a Bill Gates, éste recomendó el desarrollo de un programa educativo en los países del “Tercer Mundo” (específicamente en el continente africano), para enseñarles a las parejas cómo controlar la natalidad.  China, por ejemplo, ha impuesto normas para evitar que las parejas tengan más de un hijo.  No hace mucho, esas normas eran obligatorias y luego se impusieron a través de incentivos.

No queda la menor duda que hay que hacer algo con respecto al crecimiento exponencial, desmedido, de la población mundial.

Sin embargo – y aquí viene el horror – el mismo Bill Gates, en una entrevista que le dio a CNN en el año 2011, se le fue la lengua y mencionó que una de las maneras de ejercer el “depopulation”, era a través de vacunas. En otras palabras, eliminar el crecimiento poblacional vacunando a los seres humanos… y ahí la Ruby acertó. ¿Una vacuna obligatoria al más puro estilo de la “Agenda 21”? ¿Los descendientes de la pareja Gates serían vacunados? ¿Quiénes estarían en la lista: mis hijos, mis nietos y sus hijos?

En el año 2015, Siomi y yo hicimos un largo viaje por carretera, desde el sur de La Florida hasta Canadá. A nuestro regreso, pasamos por un “tétrico” pueblito de unos 20mil habitantes, llamado Elberton, en el estado de Georgia: la capital del mármol en EE.UU.

Por aquel año – 2015 – se hablaba con insistencia sobre la “Agenda 21”, que inspiró a Suzanne Collins a escribir la famosa y aterradora novela: “The Hunger Games”. Bill Gates salió con su teoría de las vacunas para lograr un fulano “depopulation”. Habíamos oído hablar de “Las Piedras de Georgia” (“The Georgia Guidestones” o “El Stonehenge Estadounidense”) y, a nuestro regreso a La Florida, fuimos a visitarlas.

Se trata de un impresionante monumento hecho totalmente de mármol. Existe una leyenda al respecto. Se dice que fueron ordenadas, en 1979, por un individuo bajo el seudónimo de “R.C. Christian”.  En el pueblo, hay quienes aseguran – sin fundamento alguno – que fue Ted Turner, el dueño de la CNN, quien aportó los fondos para su construcción y para comprar el terreno donde se colocaron.  Como el monumento se ha hecho tan famoso y constituye un lugar turístico, el estado se encarga de mantenerlo.

La escultura tiene casi seis metros de alto y está hecha con seis losas de granito que tienen un peso total de unas 100 toneladas. Una de las losas se encuentra situada en el centro, rodeada por cuatro, y una más se encuentra horizontalmente sobre las cinco anteriores. Todas ellas se encuentran alineadas según impresionantes criterios astronómicos.  A poca distancia del conjunto, hacia el oeste, se encuentra una losa adicional en la que pueden leerse notas sobre la historia y los objetivos de los Guidestones.  El mensaje tallado de las losas, es un conjunto de principios en ocho idiomas, uno por cada cara de las cuatro losas mayores, que este grupo de personas sugieren para preservar el futuro de la humanidad.  Según el movimiento de las manillas del reloj, los idiomas son inglés, español, suahelí, hindi, hebreo, árabe, chino antiguo y ruso.

 

 

Con Siomi, en 2015, en las “Piedras Guías de Georgia”

 

El mensaje en todos estos idiomas, es el siguiente:

Mantener a la humanidad (la población mundial) por debajo de los 500 millones (de habitantes), en equilibrio perpetuo con la naturaleza / Guiar sabiamente a la reproducción (de los seres humanos), mejorando la condición y diversidad de la humanidad / Unir la humanidad con una nueva lengua viviente (¿el esperanto?) / Gobernar la pasión, la fe… la tradición y todas las cosas con la razón templada / Proteger a los pueblos y naciones con leyes imparciales y tribunales justos (¿leyes dictadas por el llamado “Nuevo Orden Mundial”?) / Permitir a todas las naciones que se gobiernen internamente resolviendo las disputas externas en un tribunal mundial / Evitar leyes mezquinas y funcionarios inútiles / Balancear (¿controlar?) los derechos personales con las obligaciones sociales / Valorar la verdad (¿la verdad de quién?), la belleza, el amor… buscando la armonía con el infinito / No ser un cáncer (¿improductivo… un carga para el Estado mundial?) / En la tierra, dejarle espacio a la naturaleza: ¡dejarle espacio a la naturaleza! (uno de los conceptos principales de la aterradora “Agenda 21”, donde la humanidad sería encerrada en guetos, dejando la mayor parte del planeta a la fulana “naturaleza”)”   Nota: lo que está entre paréntesis y en negritas son mis comentarios.

 

 

Ese es el mensaje de aquellos que construyeron el monumento anónimamente. ¿Un mensaje que ahora, hoy y en medio de esta dichosa “pandemia” nos aterra? Hay que prestarle atención a la primera y más importante sugerencia: “Mantener a la humanidad (la población mundial) por debajo de los 500 millones de habitantes”. Hace unos 41 años, cuando se construyó el monumento de Georgia, Estados Unidos contaba con una población de unos 200 millones: ¡ni hablar de la China y La India! Hoy hay casi 8mil millones de seres humanos en el planeta Tierra.  Es decir que, para la creencia de aquellos individuos que erigieron el mencionado monumento, tendríamos que eliminar – a través de un proceso de “depopulation”, a unos 7.500 millones de seres humanos, es decir: ¡al 93.75% de la población actual! Según Merkel, el 70% de los alemanes podrían terminar infectándose con el coronavirus y eso que Alemania es uno de los países con mejor manejo de la pandemia que hoy nos ocupa y nos mantiene encerrados en cuarentena mundial.

Parece una verdadera locura: ¿no creen? No sé qué pensará la Sra. (¿o Srta.?) Ruby.

Interferón

La Sra. (o Srta.) Ruby sí tuvo un gran pelón… a mi juicio. No me baso en mi “capacidad científica”, que no la tengo. Tal vez estoy contaminado por mi condición de cubano “contra-revolucionario” y por las tantas mentiras que les he escuchado y leído a los Castro.  Según ella, Ruby, los cubanos descubrieron – “hace siglos” – un medicamento llamado “Interferón”, que – según ella, los cubanos castristas y el propio Maduro – es la cura contra el Covid 19.  ¡Lo pongo en duda!

Si el fulano Interferón fuese la solución al Covid 19, la pequeña isla de Cuba, con unos 11 millones de habitantes, se convertiría en la primera potencia económica mundial. ¿Se imaginan vendiéndoles Interferón a unos 8 mil millones de habitantes?  Cuba le podría prestar dinero al Fondo Monetario Internacional… y allá, todavía – según familiares y amigos que quedan en ese infierno – están comiendo suelas de zapatos.

Lo cierto es que, “por si las moscas“, Nicolás Maduro se ha mudado para la isla de La Orchila, en un bunker que fabricara Chávez en el año 2010, por si se diese el caso de que el fulano “Interferón” resultase un cuento-chino: ¡o cubano!   No sale del bunker y solamente se comunica por teléfono.  Ni siquiera ha aceptado la compañía de “La Primera Combatiente“.  ¿Qué tal?  Por cierto, según el video de arriba, el “Interferón” no fue desarrollado en Cuba: ¡fue desarrollado en “El Imperio Mesmo“, donde ya no se usa!

Salido del horno me acaba de llegar una noticia tremendamente interesante, ojo: que pudiera ser un “Fake News“, según la cual uno de los sátrapas más genocidas de la “revolución” cubana – Ramiro Valdés – quien tiene en su haber miles de muertos, está a punto de estirar la pata en Cuba, producto de haber sido infectado por el coronavirus.  ¿y el “Interferón”? ¡Azul quedó!

Se han mencionado unos cuantos medicamentos, además del “Interferón“, para paliar o curar los estragos del coronavirus: Lopinaviur, Retonovir, Oseltamivir, Clorfenamina y, entre otros: ¡Tocilizumab! No me cabe duda alguna que de vivir mi abuela Carmelina, QEPD, lo que ella hubiera recomendado hubiera sido tomar mucho jugo de limón.

Con el “Interferón” sí creo que se peló la Ruby de rabo a cabo… ¿o será que lo está promoviendo a sugerencias de Carlos Federico?

¿Coincidencias?

Sin embargo, llama muchísimo la atención esa insistencia de Bill Gates sobre los peligros de una “guerra biológica”. No hace mucho, se publicó un video en el cual él alertaba sobre lo incapacitados que estábamos para afrontar una guerra biológica. Entonces fuimos pocos los que nos sorprendimos.  Hoy, ese video se ha hecho viral.

Llama muchísimo la atención, además, “El Evento 201”, llevado a cabo en la ciudad de Nueva York el 18 de octubre de 2019, hace apenas unos meses y pocas semanas antes de que apareciera el brote del Covid 19 en la ciudad de Wuhan, en China.

Para los pelos el libro “The Eyes of Darknerss” (“Los Ojos de la Obscuridad”) publicado en el año 1981 por Dean Koontz con el nombre original de “Gorki-400”, donde – como parte del trama – el autor sugiere un brote de un virus mortal creado en la ciudad de Gorki, en la entonces-URSS; sin embargo, en 1989, el mismo autor re-escribió una edición con un nuevo título (“The Eyes of Darkness”) en la cual coloca el brote del virus, al que renombró “Wuhan 400”.  Según esta nueva edición (versión), el brote no sería originado en la URSS, sino en la ciudad de Wuhan en China… peor aún: ¡en el año 2019! ¿Coincidencia?

 

 

El coronavirus humano

La Sra. (o Srta.) Ruby, se sorprendió cuando leyó en el pote de Clorox que compró hace unos meses, que su contenido eliminaba el coronavirus humano. Ahí tuvo otro de sus pelones.

El Orthocoronavirinae, comúnmente conocido como coronavirus, es una de las dos subfamilias de virus ARN monocatenario positivos perteneciente a la familia Coronaviridae. El tamaño de sus genomas varía entre los 26 a 32 kilonucleótidos, siendo así los más grandes dentro de los virus ARN.2​ Se subdivide en los géneros AlphacoronavirusBetacoronavirusGammacoronavirus y Deltacoronavirus. ​ Estos incluyen genogrupos filogenéticamente similares de virus con una nucleocápside de simetría helicoidal envuelta. Se les llama coronavirus por la corona de puntas que se ve alrededor de la superficie del virus. Miden entre 120 y 160 nm de diámetro.

Los coronavirus pueden infectar aves y mamíferos produciendo una serie de enfermedades respiratorias y digestivas, muchas de ellas letales trayendo como consecuencia serios perjuicios en la avicultura y la ganadería; también pueden infectar al ser humano causando enfermedades que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como bronquitis, bronquiolitis, neumonía, el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV), síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV), entre otras. La mayoría de las personas se infectan con estos virus en algún momento de su vida. ​

Hasta la fecha se han registrado treinta y nueve especies de coronavirus. ​ Varias especies son de reciente investigación debido a que varias cepas particulares no habían sido identificadas previamente en humanos. ​ Existe poca información sobre la transmisión, gravedad e impacto clínico​ y no existen tratamientos aprobados hasta la fecha, ​ sin embargo se pueden tratar varios de los síntomas, las opciones terapéuticas dependen del estado clínico de cada paciente.

El género Alphacoronavirus —anteriormente conocido como Coronavirus grupo 1 (CoV-1)— incluye los subgrupos 1a y 1b, cuyos integrantes más representativos son el coronavirus humano 229E (HCoV-229E) y HCoV-NL63, así como la nueva especie alfacoronavirus 1 —incluyendo virus de la gastroenteritis transmisible porcina (TGEV)—, respectivamente. El género Betacoronavirus —anteriormente Betacoronavirus grupo 2 (Cov-2)— incluye varios subgrupos. Los más prominentes (subgrupos 2a y 2b) tienen como especies tipo las especies de coronavirus murino —incluido el virus de la hepatitis de ratón (MHV)– y el SARS-CoV, respectivamente. Los géneros Alphacoronavirus y Betacoronavirus provienen del pool genético que tiene a murciélagos como huésped. El género Gammacoronavirus incluye todos los coronavirus aviares identificados hasta el año 2009.

El ancestro común más reciente del coronavirus se ha encontrado en el siglo IX a. C. Estudios realizados durante 1990 lograron datar los ancestros comunes más recientes.

 

 

Estadísticas

 

Revisando este cuadro cuya fuente – ¿lamentablemente? – es el la del “Johns Hopkins Center for Health Security”, lo obtuve en la noche de ayer (22 de marzo de 2019) a las 7:24 de la noche. Cambia de minuto a minuto. En el cuadro podrán ver “la realidad” que publicó la institución “más confiable” sobre el desarrollo de esta llamada “pandemia”:

 

 

Conclusión

Para mí, si bien hay muchos indicios en cuanto a que “nos han montado, posiblemente, en la olla”, nada – todavía – es concluyente.  Claro que debemos cuidarnos, porque “guerra avisada no mata soldados”, pero nadie, hasta ahora… y a mi empírico juicio, puede dar fe sobre “la verdad-verdadera”: como hubiera dicho Luis Herrera.

 

 

Miami 23 de marzo de 2020

Robert Alonso

Nota importante: Para aquellos que quisieran cumplirle la fantasía a la Sra. (o Srta.) Ruby Demestoy o participar en las – por lo menos 60 veces que ella cupula al mes –  su Twitter es el siguiente: @demestoyruby

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 1,002,749