Respuesta a Franceschi

En diciembre de 2002, el periodista venezolano, Leopoldo Castillo, emocionado por una gran multitud que salió a las calles de Caracas a protestar en contra del incipiente régimen de Chávez, hizo la siguiente observación – ¡en vivo! – frente a las cámaras de Globovisión: “si en Cuba hubiera habido venezolanos, Fidel Castro no se hubiera mantenido en el poder todos estos años”. 
.
Aquellas palabras me impulsaron a escribir y publicar la “Carta Abierta a Leopoldo Castillo“, de la cual jamás recibí respuesta.  Existía ya la Internet, pero no Twitter ni Facebook… ni Instagram.  Nos comunicábamos por “email”.  Para entonces contaba con menos de 200 buzones.  La carta, que se hizo viral, me produjo más de 70mil: ¡y me convertí en lo que hoy llaman “influencer“. 
.
Desde la publicación de esa carta, han pasado ya 18 largos y tormentosos años.  Hoy está más vigente que nunca.  El resentimiento hacia los cubanos, ¡hacia todos los cubanos! se ha incrementado, con razón o sin ella, en gran parte de la población venezolana, sin pensar que esa población no movió un dedo para evitar que el narco-castroestalinismo se adueñara de Venezuela, sin la necesidad de hacer sonar un solo triki-traki.  Jamás se preparó una “marcha” frente al Hotel Alba, el verdadero centro del poder político y militar del régimen… ¡en el corazón de Caracas!  Desde donde opera el E.C.O. (Ejército Cubano de Ocupación).  Jamás un periodista, un medio de comunicación o un político “opositor”, denunció – siquiera – la presencia del “gabinete” cubano en el mencionado hotel.  A los cubanos castristas (los cubanos malos), se les ha tratado con guantes de seda.  La única baja que ha sufrido esa fuerza de ocupación, fue la de un “medico” (enfermero, brujo o curandero) de “Barrio Adentro”, que fue ultimado por un hampón, para quitarle los zapatos.  ¿Y van a direccionar el resentimiento contra TODOS LOS CUBANOS, contra todo lo que huela a cubano?  Direccionen su resentimiento al pueblo venezolano que se dejó quitar una de las naciones más favorecidas por la Creación, sin que el enemigo tuviera que derramar una sola gota de sangre.
.
Sin embargo, ayer, mi amigo Daniel Lara Farías entrevistó a Alberto Franceschi, quien lleva años promoviéndose políticamente, a pesar de tener un pasado turbio como trotskista.  A pesar de haber dicho – no hace mucho – que los trotskistas son los marxistas dignos: honorables.  Tiempo atrás le dediqué una página a Franceschi en mi antiguo portal, Miami Pocket.  Pero, así como me sentí obligado, COMO CUBANO, a salirle al paso al periodista Leopoldo Castillo en el año 2002, me sentí obligado a salirle al paso a Alberto Franceschi, ahora: ¡en 2020!  ¡Cómo han pasado los años!  Los comentarios de este señor, que generaron mi protesta, fueron los siguientes:
Pensé en el glorioso y digno Exilio Histórico Cubano, el mismo que construyó una ciudad – Miami – que le ha servido de hogar a muchos hispanoamericanos (incluyendo a no pocos venezolanos), miles de los cuales han llegado aquí en busca de la ansiada y necesaria libertad.    El nombre de unos de los cubanos que lo dieron todo por la liberación de Cuba del castro-estalinismo internacional y me vino a la mente, fue el del Embajador Armando Valladares, quien pasó más de dos décadas en las infrahumanas prisiones políticas de los Castro.  Le pedí ayuda.  Le envié el “clip” de Franceschi y, al verlo, sintió – COMO CUBANO – lo mismo que yo.  Entonces me prometió escribirle una respuesta adecuada: ¡ésta!
.
NOTA IMPORTANTE – Los comentarios en letras rojas son de Robert Alonso.

Respuesta del Embajador Valladares

La campaña internacional por mi libertad comenzó en Venezuela cuando mi esposa recibió una invitación del ex presidente don Rómulo Betancourt.

El entonces presidente del Congreso, el buen amigo José Rodríguez IturbeCarlos Rangel y su esposa Sofía Imber y tantos y tantos venezolanos que apoyaron y trabajaron para que Fidel Castro me liberara de las cárceles políticas en Cuba.  Por eso siempre repito, que tengo una deuda eterna de agradecimiento con Venezuela. Y después de los venezolanos, no existe nadie en el mundo que desee y que disfrutará más el día que termine allí la dictadura que yo. Cuando mi esposa visitó Caracas, en varias ocasiones, en entrevistas periodísticas y en reuniones, le preguntaban si en Cuba no había hombres, y los venezolanos no entendían por qué no podían sacar a Fidel Castro del poder, que en Venezuela ya lo habrían defenestrado. Lo mismo escuchaba yo por la radio en Miami, cuando esos valientes y aguerridos machotes venezolanos se llenaban la boca para poner en duda la carencia de testosterona de los cubanos que no habían podido sacar a patadas a Fidel Castro. 

Hombres como el Embajador Valladares dieron gran parte de sus vidas y algunos sus vidas, por evitar que el régimen comunista de los Castro se adueñaran de la patria potestad de sus hijos.  Gracias a la “Operación Pedro Pan“, muchos infantes cubanos pudieron evitar el adoctrinamiento comunista, entre ellos varios de mis primos hermanos, por lo que les estaremos siempre agradecidos.  Años màs tarde, ya en mi exilio en Venezuela, se comenzò a correr la voz que el règimen iba a adueñarse de la patria potestad de sus hijos, a lo que le salì al paso con un artìculo titulado “Operaciòn JUAN Pan“.
En el año 2004, el régimen de Chávez montó “La Operación Paracachitos” y salió en cadena nacional mintiéndole al pueblo venezolano y al mundo.  En esa alocusión aseguró que Robert Alonso había sido una víctima de la “Operación Pedro Pan“.  No.  Tuve la suerte de salir con mis padres, en 1961 y a la edad de 11 años, a una patria – Venezuela – que nos adoptó y nos dio el requerido oxígeno de libertad.

Continúa el Embajador Valladares

Pensando en los venezolanos a los que quiero como hermanos, nunca había escrito sobre este tema, por respeto a ellos, para no herirlos, pero después de escuchar las declaraciones del señor Alberto Franceschi, comparando la situación de Venezuela con la de Cuba, llena de inexactitudes y juicios de valor de los cubanos en su lucha por la libertad de Cuba, por razones históricas me veo en la necesidad de responder algunas de las observaciones hechas por el Sr. Franceschi, que demuestran su desconocimiento olímpico del proceso cubano. Su comparación de las dos tiranías ha sido desafortunada. Bien podía haberse referido a lo que está sufriendo su patria, sin tener que hacer comparaciones que no se ajustan a la realidad de los hechos, lo que me ha decidido a responderle.

Declaró el Sr. Franceschi; “nunca se logró (en Venezuela) lo de Cuba, que era lograr que ese pueblo (el pueblo venezolano) se entregara como se entregó, después de intentar tan solo cuatro años de resistencia, el pueblo cubano”. No Sr Franceschi. Desde el mismo año 1959, ya habían regresado a las montañas muchos de los alzados en armas que lucharon contra Fulgencio Batista, pero no para establecer otra dictadura..

Hasta el 1966 hubo focos de insurgentes cubanos combatiendo (con armas de fuego) contra las milicias comunistas en las montañas de la provincia de las Villas, en la cordillera del Escambray , en Pinar del Rio y hasta en los llanos de la provincia de Matanzas.

Por cierto, el Embajador Valladares logró su libertad el 22 de octubre de 1982.  Poco después fue invitado por Sofía Imber y Carlos Rangel a un programa que lo veía TODO EL MUNDO en Venezuela.  Siete años más tarde, se publica el siniestro e infame “MANIFIESTO DE BIENVENIDA A FIDEL CASTRO“, donde casi un millar de intelectuales venezolanos (911, para ser exacto) muestra su alegría por la visita del Genocida del Caribe a la Venezuela que años después destruiría.  ¿Es que no escucharon a Valladares?  ¿Es que no sabían de lo, psicópata, sociópata, genocida e infrahumano que era “ese señor“?  Y después alegan que la culpa de todo la tienen los cubanos… o como diría mi Abuela Carmelina, QEPD: “¡la culpa de todo la tiene el totí!”  Los venezolanos JAMÁS les creyeron a los cubanos cuando les advertían que iban por el mismo camino de la Cuba castro-estalinista.  Solían decir: “¡Venezuela no es Cuba!” (un comentario que los cubanos recibieron como un insulto).  Hoy, INCREÍBLEMENTE, muchos venezolanos quisieran que Venezuela fuese como la Cuba actual y si pudieran irse a la isla, para “aliviar sus penas”: ¡se irían!  Los cubanos anticastristas: ¡se quedaron corto!

Continúa el Embajador Valladares

De los 3,995 combatientes anticastristas (documentados) casi 3,000 murieron en combate. Ud. dice que los venezolanos llevan 20 años de rebeldía, CUANTOS VENEZOLANOS HAN MUERTO EN COMBATE CON LAS FUERZAS ARMADAS COMUNISTAS…?

Usted dijo que nunca el pueblo venezolano dejó de pelear. ¿Dónde fue esa pelea? ¿Cuántas bajas les causaron a los comunistas? ¿Cuántos puentes volaron con explosivos? ¿Cuántos atentados a figuras del régimen cometieron? ¿Cuántos polvorines volaron? ¿Cuántos puestos militares fueron ametrallados? ¿Cuántos incendios provocaron? ¿Cuántos barcos rusos, chinos, iraníes, o  cubanos atacaron ustedes..? Todas esas acciones y más, las estuvieron ejecutando los cubanos, no solo en los primeros cuatro años, sino diez y quince años después.

¿Cuatro Años de Lucha?

Ud. dijo que el pueblo de Cuba dejó de pelear después de 4 años de resistir.

Esa aseveración es: ¡rotundamente FALSA! Ocho años después del triunfo de la dictadura, TODAVIA había cubanos peleando a tiro limpio, en las montañas. Luis Santana Gallardo estuvo alzado en armas, no huyendo: ¡combatiendo hasta 1965! capturado y fusilado el último insurgente y cayó así el 1ro de octubre de 1966. José Pepe Reboso, fue capturado y condenado a 30 años de cárcel. Vicente Méndez se fue a las montañas con otro grupo de oficiales, para combatir a las milicias comunistas, apoyadas, armadas y financiadas por la Unión Soviética.

Castro ordenó una ofensiva de 60,000 tropas para capturarlos, Méndez logró escapar al exilio. Se preparó y se armó hasta los dientes y desembarcó en la costa norte de la isla, muriendo en combate en abril del 1970. No es cierto que Cuba dejó de pelear, como usted dijo, 4 años después del triunfo de Castro y que el pueblo cubano se entregó. Esa aseveración es ofensiva e injuriosa para la memoria de miles de patriotas cubanos (hombres, mujeres y hasta niños) que cayeron peleando en las montañas, en las ciudades, en los diversos desembarcos en la isla.

Además, es injusta y no creo que lo haya dicho Ud. de mala fe, sino por desconocimiento de nuestra lucha.

Desde el triunfo del chavismo, por el cual ustedes los venezolanos votaron dos veces y cuando les advertíamos, desde la primera vez que Chávez era comunista, nos decían burlonamente que los cubanos veíamos comunistas hasta en la sopa: “¡Que Venezuela no era Cuba!”

Como dice el refrán: “para muestra un botón”. Le relacionare unos pocos cubanos, de los más cercanos a mí, que murieron combatiendo la dictadura pasados 4 años, desde que Castro llegó al poder:

Juan Aguirre, fusilado el 8 septiembre de 1965 en la Cabaña, Habana. Rolando Agüero, fusilado el 22 de Julio de 1965 en el Caney, Oriente. Rodolfo Alonso Roche, fusilado 15 de abril de 1981, en la Cabaña Habana. Guillermo Álvarez, muerto en combate el 29 de mayo de 1966 en Monte Barreto Habana.

Los Cubanos no Dejamos de Pelear

Los cubanos no dejamos de pelear a los 4 años del arribo de Castro. En el kilómetro 8 de la Carretera que va de Pinar del Rio al Puerto de la Coloma, a la izquierda, existía una base soviética de cohetes conocida por la GUATANA. Allí llegaban los cohetes soviéticos y allí los ensamblaban los militares. Grandes depósitos subterráneos almacenaban el combustible para aquellos misiles. El 20 de marzo del 1964 a los 9 y 10 minutos de la noche, una apoteósica explosión destruyó aquella instalación. Uno de mis tíos, en el pueblo de Consolación del Norte, a más de 50 kilómetros de la base y por encima de la cordillera, vio el resplandor de la explosión: ¡fue un cubano patriota el autor de ese sabotaje!

Ustedes tienen un ejército extranjero de ocupación, el “ECO” (“Ejército Cubano de Ocupación”). Los cubanos castristas, que   son los que mandan en Venezuela, lo hacen en una situación humillante. Ellos se pasean por todo el país, pero ni uno solo de ellos ha sido ajusticiado. ¿De qué rebeldía habla Ud.? Es más, jamás he escuchado de una acción, siquiera de protesta, contra los cubanos castristas que operan desde el Hotel Alba de Caracas, el verdadero centro del poder político y militar en Venezuela. Ud. asevera   que el pueblo cubano dejó de pelear y entonces nos compara con el venezolano. ¿Cuál es su fantasía? Ud. imagina que su pueblo jamás dejó de pelear, cuando – en realidad – todavía no ha comenzado a enfrentar al verdadero enemigo de Venezuela: ¡la Cuba de los Castro!

El 30 de agosto del 1962, en una sola conspiración nacional que fue descubierta, fusilaron más de 500 militares. ¿Cuántos ha fusilado el chavismo? Sabemos de los muertos en Venezuela, pero, en su inmensa mayoría, han sido víctima del hampa común, para robarles celulares y hasta zapatos. Eso no se compara con los patriotas y mártires cubanos que murieron frente al paredón de fusilamiento de los Castro. Tal vez si los venezolanos se hubieran enfrentado a ese enemigo (común para los pueblos de Cuba y Venezuela), se hubiera implementado la pena de muerte y la historia hubiera sido totalmente diferente. Pero el estilo de lucha escogido por el pueblo venezolano, aupado por esa falsa oposición creada por los propios Castro, fue la de marchar, protestar y votar.

En eso que Ud. dice de pelear y de rebeldía, en 20 años se abrió un paréntesis de verdadera rebeldía y pelea en Venezuela: el de los estudiantes, cuando se lanzaron a las calles, tanto en el 2004 como en el 2014 y el 2017. En aquellas jornadas, yo casi no dormía retransmitiendo a todos mis contactos en el mundo, las escenas de los enfrentamientos heroicos de lo más puro de la juventud venezolana que a pecho descubierto, se enfrentaba a las balas de los esbirros que los mataban a mansalva. ¿Cuántos motorizados, de esos que llaman “colectivos”, fueron ajusticiados…?

Soy de los que piensa que aquellos muchachos SI PODIAN hacer que la dictadura cayera… ningún régimen hubiera podido resistir aquella situación. Entonces, los viejos políticos, los respetables “próceres de la patria”, que no aparecían en nada, con la obsesión del protagonismo y el de aparecer en los periódicos: pidieron un dialogo con Maduro y mancillaron la memoria de tantos mártires jóvenes venezolano, porque no les importaba los centenares de jóvenes masacrados por orden del tirano. Esas muertes fueron en vano y, pasando los años, hasta se llegó a decir que fueron una “inversión a futuro”. ¿De qué habla Ud., Sr. Franceschi?

Aquel primer encuentro con los asesinos de los estudiantes fue una verdadera vergüenza. Los “dialogueros”: abrazados al jefe de los motorizados colectivos. Pero la “estrella” de aquel bochornoso y traidor encuentro, fue el gobernador Capriles. Puedo citar textualmente sus palabras para el genocida de Maduro, en tono plañidero le dijo: “Nicolás, tú sabes que te respete, te respeto y te seguiré respetando (sip).

Al hombre que mandó a matar a los estudiantes, este canalla de Capriles le dijo que, a pesar de esos asesinatos, lo seguiría respetando y entonces, los viejos políticos, fundaron la Mesa de Unidad Democrática (MUD), que yo bauticé, en uno de mis escritos, como “LA MESA DE LA TRAICIÓN ANTIDEMOCRÁTICA”, porque eso era y es lo que siguen siendo. Muchos como Ramos Allup, con negocios, tramoyas y componendas con la dictadura, salvaron a Maduro de aquella situación, oxigenando su tiranía castrista.

Ese día se cerró el paréntesis de rebeldía que tuvo esa tiranía en 20 años. Aquellos muchachos ofrendaron sus vidas por la libertad de su patria: resultaron terminando como los cristianos primitivos que morían por sus creencias. Por la libertad tenemos que estar dispuestos, no solo a morir: ¡sino a matar por ella!

En el 1980, me llevaron para las celdas de los condenados a muerte, en la prisión del Combinado del Este en la Habana. Lo hicieron para incomunicarme como represalia por la publicación de un libro mío en el exterior. Una noche trajeron un prisionero, escuché el ruido y las frases de muchos militares. Cuando se marcharon, llamé al recién llegado. Era un capitán del ejército que había tratado de ajusticiar a Fidel CastroEn la madrugada, lo sacaron para fusilarlo.

En mi libro Contra toda Esperanza, cito varios atentados al tirano de Castro.  Cuantos atentados trataron de hacerle a Chávez o a Maduro…?

¿En cuántas ocasiones los anticomunistas venezolanos se enfrentaron a tiros con la policía política, entonces DISIP y ahora el SEBIN, el FAES y la Policía Nacional?, como lo hicieron por casi dos horas Roberto López ChávezFernando López del Toro y Vladimir Ramírez. Y muchos más que murieron en esos enfrentamientos a tiros. Porque, Sr. Franceschi, vamos a estar claro. La liberación de Venezuela tendrá que ser a tiros: no votando, marchando y votando, como han inducido al pueblo venezolano que hiciera.

Dice usted que al pueblo cubano lo han apaleado al menos en los últimos 48 años. De esa declaración suya se infiere que los primeros 13 años de la tiranía comunista castrista, para usted, como para la mayoría de los latinoamericanos, Cuba era una maravilla. Para usted solo desde hace 48 años el pueblo cubano comenzó a ser maltratado, antes no. Y no fue así. Desde el 1ro de enero del 1959, comenzaron los atropellos y los abusos. Raúl Castro, en la provincia de Oriente, colocó 99 ex militares de la dictadura de Batista, ordenó ametrallarlos y cayeron al fondo de la zanja. Nunca fueron a un juicio. Después, el “glorioso” Che Guevara, en la prisión de La Cabaña (en La Habana), ordenó fusilar a más de 600 militares. “Ante la duda hay que fusilar” – aseguraba El Che. Años después, cuando Guevara sugirió romper con los soviéticos y unirse al “maoísmo”, fue traicionado por el propio Fidel Castro, quien a su muerte lo convirtió en un “mártir de la revolución”.

 

 

En esos primeros 13 años, según Ud., Sr. Franceschi, en Cuba no pasaba nada. En los campos de trabajos, como los de la UMAP y las más de 200 cárceles, llegaron a 82 mil los presos políticos. El Presidio Modelo(en la Isla de Pinos, hoy “Isla de la Juventud”) se convirtió en un campo de trabajos forzados, donde fueron mutilados y asesinados cientos de mis compañeros.

En esos 13 primeros años se confiscaron, sin pagarlos, TODOS los negocios privados, y el 8 de mayo de 1967 por Machurucuto, guerrilleros castristas, entrenados en Cuba, invadieron su patria, llenando de luto y lágrimas a muchos hogares venezolanos, pero el ejército venezolano y la Guardia Nacional los mataron: ¡eso sí era pelear!

Si, hubo muchos crímenes en esos primeros 13 años, durante los cuales Ud., que entonces militaba en las filas del marxismo, supongo que conoció, apoyo: ¡y justificó!

Qué bueno que Ud. tuvo el valor de reconocer que estaba en el lugar equivocado de la historia. Lo felicito por haberlo reconocido

No quiero ofender a ningún venezolano, pero los hechos demuestran que comparar la rebeldía y el rechazo a la dictadura comunista de ambos pueblos, es como comparar el desembarco de los guerrilleros en Machurucuto: ¡con el desembarco de Normandía

Aunque cada día se cometen más atrocidades en las prisiones políticas venezolanas… y cada día se cometerán más, el video de arriba nos da una idea de cómo fue el presidio de uno de los “presos políticos” más famosos de Venezuela: ¡Leopoldo López!  Hubo una fuerte protesta entre sus seguidores, porque un día le sirvieron el desayuno a las once de la mañana: ¡a las once de la mañana! ¡Horror! ¡Fin de Mundo!  Y no solamente eso: un día le prohibieron tocar cuatro (un instrumento de cuerdas venezolano, parecido al ukelele).  ¿Se imaginan?
Mientras Leopoldo López se fortalecía, físicamente, en su “prisión”, los presos cubanos salían hechos unos guiñapos humanos.
.
.
Sin embargo, hay una fotografía que ningún fotógrafo profesional nos ha podido explicar.  Se trata de una foto, supuestamente tomada en la celda de Leopoldo López, con un contraluz que le entra del exterior.  Para haber tomado esa foto, se hubiera necesitado una batería inmensa de luz, para contrarrestar el contraluz que entraba del exterior.  ¿Cómo hicieron?  Si algún lector podría explicarnos esta foto, mucho se lo agradeceríamos.
.
.
¿Estuvo Leopoldo López, verdaderamente preso?  No lo sabemos.  No nos consta.  Dicen que ex presidente nica Arnoldo Alemán,  “pagó” siete años de “prisión domiciliaria” y lo veían en las playas de Costa Rica y paseando por la Champs Elysees de París: ¡no nos consta!
.
Ahora bien.  El verdadero enemigo de Venezuela es y ha sido siempre el castro-estalinismo internacional.  Cuando Fidel Castro fue invitado a Venezuela, el 22 de enero de 1959, dijo – EXACTAMENTE – lo que tenía en mente: ¡”El Proyecto Continental“!  Para su “proyecto“, Venezuela era vital… y así lo dijo claramente: ¡sin pelos en la lengua!  ¿No captaron el mensaje?  ¿Dónde estaba el Sr. Franceschi entonces?
.
.
La libertad de Venezuela está en manos de los venezolanos y de nadie más.  Si no liberan a su patria, tendrán que hacer suyo aquel famoso pensamiento de José Martí, que es tan válido para Venezuela, para los venezolanos, como para Cuba y los cubanos: 
.
La Libertad es costosa.  Debemos todos estar dispuestos a
pagar su alto precio:
¡o a acostumbrarnos a vivir sin ella!
.

Miami 24 de abril

Armando Balladares & Robert Alonso

Biografía de Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 1,297,234