Operación Gedeón

P 1.  Mi abuelo, Don José Alonso – esposo de la Abuela Carmelina, QEPD – “aprendió” a hablar y a leer inglés con la ayuda de un diccionario. Un día, bajo un aguacero torrencial, nos llegó un cliente gringo a nuestra vivienda de la urbanización El Bosque, en Caracas y fue atendido por Don Alonso, quien le dijo al gringo en “perfecto” inglés: “between and drink a chair, that a big water zero is falling” (“Entre y tome una silla, que está cayendo un gran aguacero”). Aquellos de mis lectores que entienden algo de inglés, sabrán a qué me estoy refiriendo.

Bien. No me cabe la menor duda que “nuestro” presidente (interino), Juan Guaidó, aprendió inglés de la misma manera que lo hizo mi fallecido abuelo: ¡Don Alonso! Mal no le harían unas clasecitas de inglés en el Centro Venezolano Americano, en las Mercedes… digo: ¡si todavía existe!

Dicho esto, pasemos a lo que – verdaderamente – nos interesa.   A juzgar por las “centenares” de llamadas y mensajes que he recibido de amigos y lectores, es también del interés de todos ellos.

Los Hechos

P 2.  Sería MATERIALMENTE IMPOSIBLE asegurarles qué – en realidad – sucedió.   Son pocos, además de Dios Todopoderoso, quienes tienen conocimiento total y absoluto de los hechos.   Son contados con la mano mocha de un mocho, aquellos que tienen todas las piezas del rompecabezas en cuanto a la “verdad-verdadera”, como hubiera dicho Luis Herrera.

No todos los “actores” de una determinada “operación”, tienen todas esas piezas.    Yo, que he sido uno de los “actores principales” en determinadas “operaciones”: ¡jamás las he tenido!   De tal manera que, desde afuera, como un “outsider”, sería imposible e irresponsable, explicar y dar luces sobre la llamada “Operación Gedeón II”.   Lo más que pudiera hacer, para complacer a mis lectores y amigos, sería resaltar algunas incongruencias bajo mi particular y personal punto de vista.

Incongruencias

P 3.  Son muchas: ¡muchísimas! En primer lugar: ¿cómo es posible que se firmase ese publicado-contrato con una empresa de mercenarios?  Quiero resaltar que así como los comunistas ahora se hacen llamar “progresistas”, los mercenarios modernos se hacen llamar “contratistas”.  Hay que estar verdaderamente loco, o ser extremadamente pendejo: ¡o ambas dos!

Es evidente que existe un contrato. Lo que no sabemos es si ese contrato es genuino. Se ven firmas. Lo que no sabemos es si esas mismas fueron “montadas” en el publicado-contrato.  En todo caso, las partes – supuestamente – involucradas, deberán emitir sus respectivos alegatos.

¿Quiénes firmaron – supuestamente – el contrato?

P 4.  Es un tópico extremadamente interesante. Por un lado encontramos la supuesta firma de un tal Sergio Vergara. ¿Quién es este señor? Sergio de Jesús Vergara González nació en Cabimas, estado Zulia, el 4 de septiembre de 1973.  Se trata de un dirigente político venezolano, abogado, egresado de la Universidad Católica del Táchira y diputado a la Asamblea Nacional por el Circuito 5 del estado Táchira, por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD); electo en los comicios parlamentarios de 2015.  Es o fue coordinador regional electo de Voluntad Popular en Táchira.   Bajo su firma leemos que estaba representando a la “presidencia interina” de Juan Guaidó, como “alto comisionado presidencial (de Guaidó), para el manejo de crisis”, “whatever that means!”   El tal Sergio, quien aparece en la grabación que presentó el canadiense-estadounidense, Jordan Goudreau, debería tomar, también, unas clasecitas de inglés. Él tendría que responder ante la opinión pública y aceptar o negar si firmó o no.

.

.

P 5.  Hay una firma tremendamente interesante, la de un abogado penalista cubano-estadounidense, de nombre Manuel J Retureta, quien – al parecer – no comulga mucho ni con Trump ni con el partido republicano.  Hace un tiempo fue entrevistado por la CNN en Español.  Dice ser socio de un importante bufete de abogados.  Según el supuesto contrato, aparece como “testigo”.   No sabemos si fue contratado por la supuesta empresa de mercenarios o por la “presidencia interina”, pero si su firma fue forjada, supongo que por ahí vendrá una demanda penal.

Manuel J Retureta pareciera dedicarse, EXCLUSIVAMENTE a la defensa de narcotraficantes hispanoamericanos.  Entre sus clientes se encuentran personajes del mundo del tráfico de drogas, como los narcos hondureños Tony Hernández y Fabio Lobo, este último es hijo de Porfirio Lobo, expresidente de Honduras; el mexicano Dámaso López Núñez, alias “El Lic“, sucesor del Chapo Guzmán.  El colombiano Salvatore Mancuso, está entre sus famosos defendidos.  Asistió al expresidente hondureño, Rafael Callejas, implicado en la FIFA GATE.   Retureta, por cierto, sería el hombre a contactar para, como testigo que fue, dilucidar la incognita sobre si Guaidó firmó o no, el fulano contrato, que alega “nuestro” presidente (interino): ¡NO HABER FIRMADO!
Se presume que fue JJ Rendón quien “hizo el puente” para que Retureta firmara como testigo del contrato, algo que no sería de extrañar, si tomamos en cuenta que JJ Rendón compartía sus oficinas en Miami con otro SUPUESTO “narco-defensor” colombiano llamado Abelardo de La Espriella, cuya relación sacó SUPUESTAMENTE a JJ Rendón de la asesoría en la campaña electoral de Juan Manuel Santos.  En las redes sociales se relaciona a JJ Rendón con Abelardo de La Espriella y ahora se asegura que fue Rendón quien consiguió a Retureta para que sirviera de testigo en el contrato, que ahora él (Rendón) ha aceptado que existe.  Es pertinente aclarar que los datos aquí publicados, fueron sacados de las redes sociales.
P 6. En la noche del pasado 6 de mayo (2020), JJ Rendón le aceptó a Fernando del Rincón (CNN en Español) que el contrato existía y que tanto él como Sergio Vergara lo firmaron.  JJ no hizo comentarios sobre Retureta, pero aseguró no constarle que Guaidó lo haya firmado, a pesar de que la supuesta-firma de “nuestro” presidente (interino) aparece en la misma página donde firmó JJ.  Es importante esperar las declaraciones del testigo Retureta, a quien cariñosamente le llaman “Manny“.

P 7. Está, por supuesto – y presuntamente – la firma de “nuestro” presidente “interino”, Juan Guaidó.  Ya él ha dicho que nunca firmó un contrato con Alcalá Cordones, lo que no le puede constar a la inmensa mayoría de los venezolanos.

P 8.  Se remata el supuesto contrato con la supuesta firma de Juan José (JJ) Rendón, quien no es mocho y tiene un “pico de plata” como para defenderse.  Supongo que se defenderá como “gata parida boca-arriba”.

.

.

P9.  Por otro lado, se evidencia un total y absoluto desconocimiento, en caso de no estar frente a un cuento-chino, por parte de los organizadores de la mencionada “operación”, en cuanto a la inteligencia cubana castrista, e – incluso – en cuanto a la inteligencia colombiana (DAS).  Sabrá Dios y todos los santos, cuántos de esos oficiales militares venezolanos que “desertaron” hacia Colombia y que se le cuadraron militarmente a Guaidó (quien los abandonò y los puso a pasar hambre), son parte del tinglado de inteligencia del narco-estalinismo internacional.  La primera regla de seguridad, dentro de un movimiento subversivo-clandestino, es no aceptar voluntarios: ¡hay que reclutarlos! Eso, sin contar la inteligencia de elementos de las FARC, del ELN y de los tentáculos que George Soros debe tener en el “hermano país”.  No debemos pasar por alto que el actual presidente de Colombia – Iván Duque – es uno de los delfines del húngaro comunista que tiene alborotado al mundo entero.  En las redes sociales podemos ver al Presidente Duque promoviendo la tesis de “La Sociedad Abierta” de Soros.

Hagan “click” sobre la imagen de arriba

 

P 10.  En Colombia: ¡hasta los Boy Scouts están infiltrados!  En ese país hermano no se mueve nada sin que no lo sepa “Raymundo y Todo el Mundo”.  Esa catarata de “soldados” que según Jordan Goudreau están pasando hambre y durmiendo en un cementerio, ya deben estar debidamente reseñados con nombres, apellidos, número de sus respectivas cédulas de identidad… pelos y señales, por las diversas agencias de inteligencia de los diversos organismos militares, gubernamentales y paramilitares que hacen vida COMÚN al otro lado de la frontera venezolana.   ¿El “boina verde” canadiense no tomó en cuenta ese “pequeño” detallito?

P 11.  Luego está el armamento.   Si Jordan Goudreau me hubiera contactado, le hubiera podido conseguir cualquier cantidad de armamento y pertrechos de última generación.  Lo hubiera podido haber conseguido él mismo en unas de las “ferias de armamentos” que casi todos los meses se montan en el Sur de La Florida: ¡abierto al público en general!  El armamento que vemos en los videos del régimen, pareciera ser de la guerra de independencia de algún país africano: ¡más viejos que mi Abuela Carmelina, QEPD!

P 12.  ¿Y el contingente invasor? ¿Es que Mr. Goudreau jamás había escuchado hablar del “Grupo Wagner”.  Existen dos famosas empresas de mercenarios (de “contratistas”) en el Planeta Tierra: “Los Avestruces” y “El Grupo Wagner”.   La primera está conformada por mercenarios (“contratistas”) sudafricanos, egresados de la fuerzas armadas de Sudáfrica, cuando los negros se apoderaron de ese país. Operan desde Ámsterdam, en Holanda. Son formidables. La segunda empresa la conforma “El Grupo Wagner”, mercenarios (“contratistas”) egresados de la KGB y de las fuerzas armadas de la extinta Unión Soviética. En Venezuela existe un fuerte contingente de “contratistas” contratados al “Grupo Wagner”. ¿Es que Goudreau pretendía, con un pelotón de rolitrancos, mal armados y peor entrenados, defenestrar al régimen de los Castro en Venezuela, invadiendo las costas venezolanas por el sector más vulnerable? ¡No me jodan! Bueno… eso sin contar con el grupo élite del E.C.O. (Ejército Cubano de Ocupación), que todavía opera – descarada, impune y olímpicamente – desde el cuarto piso del antiguo Hotel Anauco Hilton, hoy Hotel Alba. ¡No me jodan!

P 13.  Después tenemos a los “cabecillas” de la supuesta “operación”, entre quienes podemos mencionar – en primer término – al General Clíver Alcalá Cordones, a quien – no hace mucho – le dediqué una publicación.

El “Pollo” Carvajal

P 14.  Se ha filtrado la relación del General Hugo “Pollo” Carvajal con el General Clíver Alcalá Cordones: ¿una alianza vituperable entre “El Cartel Avícola” y “El Cartel de La Guajira“, donde está – presuntamente – involucrado “El Cartel de Sinaloa“.  La “historia” es interminable.
.
.
El Capitan Vasily Kotoski Villarroel, quien cayó con un importante cargamento de drogas, era – según se asegura – el contacto del “Pollo” Carvajal con el “Cartel de Sinaloa” y diversos carteles menores colombianos.  Por otra parte, el Capitán Antonio José Sequea Torres, quien fue capturado en la “Operación Gedeón II“, era uno de los asistentes principales del “Pollo” Carvajal y también le reportaba a Diosdado Cabello, el capo de tutti capi del “Cartel de Los Soles“.  A estos elementos perturbadores, se le agrega, no solamente una lucha entre “carteles“, sino una lucha a muerte entre el llamado “Chavismo Originario” y “El Madurismo“.  Todos estos elementos están alterando las operaciones que se llevan a cabo por parte de diferentes agencias estadounidenses que enfrentan el flagelo del narco-tráfico internacional.
.
P 15.  Como era de esperarse, ahora comenzarán a salir “sapos y culebras“.   Aquí tenemos al olvidado General Ángel Vivas, acusando al Capitán Antonio Sequea, de haber sido el que condujo las torturas en contra de aquel general que se levantó en su casa de Prados del Este, durante la sublevación de 2014.

Operación Gedeón I

P 16.  La recién “Operación Gedeón II“, es – supuestamente – la continuación de la “Operación Gedeón I“, cuya cabeza visible era Oscar Pérez.  Sin embargo, hace mucho tiempo que se maneja la información en cuanto al vínculo del fallecido Oscar Pérez con el genocida General Rodríguez Torres, a quien le respondía “militarmente“.  Por cierto, el General Miguel Rodríguez Torres, hoy se encuentra preso en las mismas prisiones que ese genocida general ordenó, ayudó,  sugirió construir o administrar por su paso por la entonces-DISIP, entre las que se encuentra la temible, infrahumana e infausta “Tumba”, en el corazón de la ciudad capital de Caracas, en Venezuela.
.
.
El verdadero nombre de la operación, diseñada hace ya mucho tiempo, debería llamarse “Operación Quítate Tú, Pa’Ponerme Yo“.  No en balde José Martí aseguraba que en política, lo real: ¡es lo que no se ve!

Capitán Javier Nieto Quintero

.

P 17.  El Capitán Javier Nieto Quintero era el asistente del Coronel (GN) Jesús Farías. Cuando revienta el “Show de los Paracachitos”, Nieto Quinteroda un paso al frente” y acusa a su entonces-superior (Jesús Farías), de haber organizado una reunión subversiva y conspirativa en su casa (la de Farías), a la cuál (Nieto Quintero) declaró (en autos) haber asistido.   En esa supuesta reunión, según Nieto, se habló de una conspiración para derrocar y asesinar al entonces-presidente Hugo Chávez. Es de hacer notar que “pasó la novedad” una vez que reventó el “show”. Gracias – en parte – a él: el Coronel Farías, junto a su hermano (también coronel) y a su sobrino (teniente de la GN), fueron condenados y se vieron en la necesidad de fugarse de la prisión militar de Ramo Verde, tiempo después.  Según tengo entendido, los tres se encuentran, desde entonces, en Costa Rica.

Nieto Quintero fue detenido en Ramo Verde, donde se dice que pasó 18 meses. Lo mantuvieron en el mismo “pabellón” (sector), donde estaban los supuestos “paracachitos colombianos”. Todo lo que se hablaba y comentaba en el mencionado “pabellón”, le era reportado al director de la prisión militar. Muy pronto se concluyó que el soplón era Nieto Quintero y el director de Ramo Verde se vio obligado a trasladarlo de “pabellón”, para evitar que los colombianos “le modificaran su salud”: ¡le dieran “matica de café”!

A pesar de que Nieto Quintero no “reportó la novedad” de la supuesta conspiración del Coronel Farías a su debido tiempo, lo que lo convirtió a él en un conspirador, el tribunal militar que llevó el caso de “Los Paracachitos de Daktari”, lo encontró inocente; fue liberado y lo restituyeron en la Guardia Nacional, dándole un cargo en la Isla de Margarita, donde dicen que se dedicó a vacacionar y a escribir un “librito” sobre el evangelio. Se convirtió al “evangelismo” y se dio de baja. Pasó por Miami, donde se encontró con una supuesta “gran amiga”: Patricia Poleo.

Patricia Poleo y yo, todavía, estábamos en buenos términos. Un día la llamé por teléfono y le advertí quién era el Capitán Javier Nieto Quintero, pero La Patty no me paró ni media bola.

Por cierto, Napoleón Bravo entrevistó al Capitán Javier Nieto Quintero, quien se cansó de mentirle OLÍMPICA Y MISERABLEMENTE.  Cuando Napoleón le preguntó cuántos años estuvo preso, respondió que estuvo preso TRES AÑOS: ¡mentira!  Estuvo preso 18 meses, como podemos ver a continuación:

Cuando Napoleón le pregunta por qué estuvo preso, Nieto comenzó un rosario de guaraleo, alegando (mintiendo), que comenzó a conspirar en el año 2000, cuando Chávez mostró su oreja de comunista, cuando en realidad la comenzó a mostrar desde la intentona en contra de CAP.   Por cierto,  le aseguró Al Napo, que no lo torturaron, porque le tocó la época de Chávez (¿que era buena?).  Chávez pasó por las armas – en contubernio con los generales Baduel y Rodríguez Torres – a más de 30 seres humanos en mi hogar, La Finca Daktari, incluyendo la decapitación de nuestros dos hijos de crianza, de 12 y 10 años, respectivamente… sin mencionar a más de 70 animales que eran parte de nuestra familia.  Es decir: Chávez, para Nieto Quintero,  era bueno: ¡Maduro es el malo!  Supongo que en eso podría coincidir con el General Clíver Alcalá Cordones y muchos otros “chavistas originarios“, hoy en franca pugna con el madurismo.

Luego, después de dar más vuelta que un perro antes de echarse, llega al tema de los “Paracachitos de Daktari“.  Ese “patriota” de Nieto Quintero, (que hoy está de moda), fue uno de los que montaron la olla de “Los Paracachitos“, acusando a su superior – como ya he dicho – de haber conspirado en contra del régimen de los Castro en Venezuela.  Pero lo que más me indignó fue cuando respondió que lo liberaron por un “milagro de Dios“: palabras más… palabras menos.

Ese “milagro de Dios“, me hizo recordar la entrevista que le hicieran al ex presidente de Nicaragua, Arnoldo Alemán, cuando fue librado, a los coñazos, de una condena de 27 años, tras haber cumplido UN SOLO DÍA DE PRISIÓN y “el resto” en su mansión, desde donde salía y lo veían veraneando, por la calle del medio, en las playas de Costa Rica y hasta por la Champs Elysees de París.  No había justificación jurídica para liberar al recontra-corrupto de Alemán y cuando le preguntaron cómo había sido su liberación y en base a qué concepto jurídico, el sinvergüenza se hizo el loco y declaró que no sabía.  Claro, como Alemán es ateo, no mencionó “el factor milagro“: Nieto Quintero alega ser “evangélico“.   A Arnoldo Alemán  lo liberaron porque sería el candidato bufo “en contra” de Ortega: para su segunda “reelección”.

¿Cuál fue el “milagro” que medió en la liberación de Javier Nieto Quintero?  El haber cooperado en la olla; en el proceso judicial penal con más indiciados en la historia jurídica del continente americano: ¡con más de 150 acusados!  No es cierto, por otro lado, que a “ese señor” lo acusaran de haber llevado a mi finca a los supuestos paramilitares en el año 2004: ¡miente MISERABLEMENTE!  A quien acusaron de haber llevado a esos supuestos paramilitares fue a mí: Robert Alonso.  A él lo acusaron de no haber reportado la “supuesta novedad” a su debido tiempo, sobre una supuesta reunión donde su superior, el Coronel Jesús Farías, había – supuestamente –  conspirado para derrocar al régimen de los Castro en Venezuela y de conspirar para creman vivo a Hugo Chávez en el Cementerio del Este.  De haber sido cierta tal cosa (que él se prestó a aceptar): ¡era culpable de conspiración!  Sin embargo, tras unos SUPUESTOS 18 meses de prisión, fue absuelto y restituido a su comando en La Guardia Nacional.

P 18.  Años después, en 2012, el HDLGP del General Eladio Aponte Aponte, quien fuera el fiscal que llevó el caso de los “Paracachitos”, ya en su “exilio“, declaró que todo fue un montaje; supongo que para sacar del medio a quien había – meses antes (entre el 27 de febrero y el 7 de marzo), “alborotado” a gran parte de la población con La Guarimba Libertaria.  Es más, el propio Chávez me está acusando de haber traído a mi finca  esos supuestos paramilitares colombianos. 

P 19.  El Capitán Javier Nieto Quintero, como algunos más, entre los que puedo mencionar al HDLGP del General Ovidio Poggioli, se prestó para ayudar a montar la “olla“.  No fue un milagro su “liberación“: ¡fue un acuerdo!  De hecho, muchos no creemos que hubiera estado preso, siquiera, esos 18 meses que él en el pasado declaró como su “tiempo cumplido”.  Como he dicho y lo repito: ¡lo restituyeron a la Guardia Nacional y le dieron un cargo en la bella Isla de Margarita!

¿Se acuerdan de los fulanos “Comacates” que tanta publicidad le dio a La Patty y  “El Nuevo País”, propiedad de su padre?  Recientemente, ayer u hoy, Patricia salió diciendo que Nieto Quintero era uno de ellos.  Sin embargo, cuando ya el “cuento-chino” de los famosos “Comacates” se agotó, Patricia los amenazó con difundir los nombres de todos aquellos “Comacates“, que le habían “mamado gallo” (tomado el pelo).  ¿Se acuerdan?  Jamás ella divulgó los nombres, por supuesto… pero ahora salió diciendo que aquellos dignos “Comacates” venían conspirando desde entonces.  Ha sido DEMASIADO el engaño a los pobre, infelices y nobles venezolanos: ¡y la mojonería sigue!

Sigamos con el tema

P 18.  ¿Qué será de la vida de Guaidó? ¿Ya fue detenido, al menos para llevar a cabo las investigaciones y determinar si firmó o no el tal supuesto-contrato?

Goudreau alega que jamás recibió un centavo de Guaidó del millón y medio que, según él, “nuestro” presidente (interino) le había aceptado pagar a su empresa de mercenarios (de “contratistas”). Si no recibió un solo centavo: quién y de dónde provino el dinero para la supuesta “operación” que se llevó a cabo a partir del 3 de mayo? ¿De Clíver Alcalá Cordones? ¿Del Cartel de La Guajira? ¿Del bolsillo del propio Goudreau, como él mismo le declaró a la Patty en su programa de ayer 3 de abril? ¿De dónde?

P 19.  Alberto Federico Ravell, “ministro de información” de Guaidó, alegó que todo había sido un montaje del régimen: ¡un “pote de humo”!  Según el Contralmirante Carlos Molina Tamayo, nombrado jefe de la Casa Militar durante “El Carmonazo”, Ravell no está bien informado:

P 20.  Por otra parte, Iván Simonovis, supuesto “comisionado especial de seguridad e inteligencia” de Guaidó, asegura que los “invasores” eran unos patriotas que luchaban por la libertad de Venezuela. ¡El arroz con mango es impresionante! ¡Y la bola pica y se extiende… seguirá picando y se seguirá extendiendo! Este merequetengue se hinchará.

P 21.  La oposición”, encabezada por Juan Guaidó, le está sacando el cuerpo a la llamada “Operación Gedeón II”.   Ya se han pronunciado personeros importantes de esa “oposición”, alegando y asegurando que ellos no tienen absolutamente nada que ver nada con esa “gesta libertadora”… ¿o libertaria? Aquí vemos al contralmirante, una vez más, advirtiendo que el enemigo es el régimen: ¡no la “oposición”!

P 22.  Lo que Patricia llama “labor periodística“, le ocasión – aparentemente – grandes tormentos.  La comenzaron a insultar, a ella y a su hija.  Ésta última se había ya granjeado la dura crítica de parte de la audiencia de su madre por apoyar a Biden y detestar a Trump.  Así las cosas, se decide invitar a un periodista venezolano, más resbaloso que una guabina, de apellido Marcano, para que le haga preguntas fuertes y así pretender lavar – de un solo golpe – varias caras y, sobre todo: justificar la entrevista que el día anterior Patricia le hiciera al torombolo de Goudreau.

Tanto es así, que – aparentemente – ya suenan amenazas de demanda, por parte de representantes importantes de esa “oposición”, en contra de La Patty, por haber entrevistado al mercenario (“contratista”) Goudreau.

P 23.  Goudreau alegó haber sido guardaespaldas de Trump y dio a entender que la mano de la CIA estaba metida en el “paquete”.  Por otra parte, se ha dicho que la CIA aseguró que Goudreau jamás ha tenido relación con esa “agencia”. ¡Como para volverme más loco de lo que ya estoy!

P 24.  Apareció en el “pastel” un individuo llamado Lester Toledo, un abogado maracucho, miembro de Voluntad Popular, a quien ciertos medios han acusado, con razón o sin ella, de estar involucrado en el “guiso” de la ayuda humanitaria, que “Sí o Sí”, entraría a Venezuela desde Colombia, siendo Toledo el coordinador de Guaidó para la entrega de la mencionada ayuda.

P 25.  Habría que esperar la reacción oficial de La Casa Blanca, aunque no sería de extrañar que La Administración Trump se haga la “sueca”… ¿o la “turca”, por no decir la “musiua”?

.

P 26.  La supuesta “invasión” le ha caído al régimen de los Castro como una bendición del Cielo, aunque los cubanos castristas sean ateos. Ya verán cómo le sacarán punta al “evento”. Van a involucrar en la supuesta conspiración hasta a “La Mamá de Tarzán”, junto a “Perico Los Palotes”. Moverán la mata de una manera impresionante. Harán de esta “maroma” una acción ejemplarizante, como solía hacer Fidel cuando sucedía algo “similar”. ¡Se están dando gusto! La cagalera interna, de parte y parte, no parará en meses.  ¿Y qué será de la vida del fulano coronavirus (Covid 19)?  ¿Y de la masacre de Guanare? ¿Y de la guerra entre las dos pandillas que controlan Petare?  ¿Qué será de la vida de la falta de luz, de gas y de agua… y del hambre que está pasando el grueso de los pobres e infelices venezolanos?

P 27.  Colombia tendrá que dar explicaciones. La Casa Blanca: ¡tendrá que dar explicaciones! Mientras más intenten aclarar, más se oscurecerá el panorama. Los castristas son expertos en el arte de “enredar la pita”. ¡Nadie puede intentar “bailar en la casa del trompo”!

P 28.  Las diferentes “agencias de seguridad e inteligencia” dentro de Estados Unidos, se acusarán entre sí. La CIA querrá saber qué tuvo que ver la DEA en la “tramoya” y viceversa. “¡Por allá fumea!”, dirán muchos. “¡A mí que me registren!”, dirán otros. O se prende el ventilador: ¡o deciden apagarlo! “¡Vamos a ver pa’ver!”

P 29.  Diosdado aseguró que ellos estaban al tanto de todos los detalles de “la operación”: ¡y yo le creo!  Si Javier Nieto Quintero y el propio Clíver Alcalá estaban involucrados en “la operación“: ¡no lo dudo!   No me extraña.  Fidel sabía casi todos los detalles del plan de “Bahía de Cochinos” y le picò adelante, con pocas inexactitudes. Por lo que se ha dicho y publicado del supuesto plan, Goudreau no observó la más mínima regla de seguridad. ¿O cómo creen Uds. que los estaban esperando en Vargas? ¿Por telepatía?  Los “reclutas” iban y venían… desertaban porque – según se dicen – hasta hambre estaban pasando. Es más: ¡hasta los perros anti-explosivos “pasaban aceite” y tuvieron que regalarlos.

Para un cubano, como yo, no es de extrañar que el régimen de los Castro (que es el régimen que impera en Venezuela), supiera hasta cuántas “pepitas allá abajo“, tenían los organizadores de la fulana “operación“.  Los Castro terminaron infiltrando a todos y cada uno de los movimientos subversivos en la Cuba anti-castrista, hasta que no quedó ni uno: ¡y fueron miles!  Sobraban los llamados “chivatos” (sapos o pajúos… en Venezuela).  En un principio La Patricia pensó que estaba dando un “tubazo” (una primicia periodística), pero el verdadero “tubazo” lo dio Diosdado Cabello, mucho antes y así lo está demostrando Daniel Lara Farías en su programa “Fuera de Orden“.  ¿Por qué, a pesar de que Diosdado develó todo el plan, se siguió adelante?  ¡Porque la “operación” estaba diseñada y destinada a fracasar!  ¡Por eso!  Nada nuevo para este viejo cubano que el 23 de agosto de este año cumplirá los 70 y lleva en este “macán” desde el año 1972.  Para los Castro, la operación se debió haber llamado “Operación Curricaneo“.  En Cuba, los pescadores “curricaneaban” a los peces en sus botes artesanales de pesca, navegando con la carnada para esperar a que el pez se decidiera a morder el anzuelo y luego: ¡lo pescaban!  Vale decir con esto, que los Castro saben como “darle cordel” a estos movimientos – supuestamente o no – subversivos: ¡para atraparlos en la bajadita!

P 30.  Las “ejecuciones extrajudiciales”, estarán a la orden del día. Una buena excusa para “mover la mata” y hacer una “limpieza de primavera”, como se cansó Fidel de hacer en Cuba durante décadas y como veremos hacer al “chinito” norcoreano después que regresó de su parranda: ¡cuando muchos creían que estaba muerto!

P 31.  ¿Y qué pasó con el IMPRESIONANTE (y costoso) despliegue de poder de las fuerzas estadounidenses frente a las costas venezolanas? ¿Una invasión en las narices de tan asombrosa operación marítima y aérea? ¿Entraban los “invasores” o salían de Vargas en una “lancha” (peñero)  rápida? ¿Cómo se pudo descubrir “la invasión”? ¿Quién fue el “pajúo”? ¿Javier Nieto Quintero? ¿Quién o quiénes?

P 32.  Se dice que un tal Ephraim Mattos, un ex SEAL de la armada estadounidense, le aseguró a Goudreau que no podía eliminar a Maduro con 300 hombres hambrientos y mal entrenados.

P 33. Los supuestos conspiradores, según publicaron los medios  (antes del “desembarco” por Vargas), se reunieron – supuestamente – en el Hotel JW Marriot de Bogotá: ¡el peor lugar de reunión, si se buscaba una discreción total de los planes!   Ese hotel, el JW Marriot de Bogotá, viene siendo lo que al principio del chavismo era el Hotel Tamanaco en Caracas, donde los “opositores” se reunían todas las tardes a “conspirar” y a hablar pendejadas.  Es que yo no contrataría al fulano Goudreau ni para que me sirva de portero:  ¡ni para que me saque al perro a mear!

P 34.  Sobre Goudreau se dice que fue acusado de estafar unos $ 62.000 al ejército estadounidense, aunque él alegó que la investigación fue cerrada, sin que se imputaran cargos… pero la duda, como es lógico: ¡queda! ¿Estaba Goudreau intentando darle medio palo al “gobierno interino” de Guaidó? ¿Se echó para atrás Guaidó cuando le advirtieron que Goudreau podría tener un “cable pelado”?

Según Goudreau, él encabezó equipos de seguridad internacional del presidente Trump. Habría que esperar qué dirá Trump al respecto… ¡si es que dice algo!

P 35.  En un primer tiempo, Goudreau declinó ser entrevistado, alegando que Silvercorp (su empresa de mercenarios o de “contratistas“) no podía revelar las identidades de su red de fuentes, activos y asesores, debido a la naturaleza de su trabajo. Luego, con Patricia Poleo: ¡habló hasta por los codos! Fue como si le hubieran dado un palo para que hablara y mil palos para que dejara de hablar. ¡Habló hasta que se acabó el tiempo del programa!

Pero un par de días después, Patricia se dio cuenta de quién era este personaje, Javier Nieto Quinero:

P 36.  Esta fue la entrevista que le diera Nieto Quintero a la Carlita Angola (AK  “¡Hola Mundo!”), que le puso banderillas a La Patricia.  Porque una cosa es lo que le dice Nieto Quintero a Patricia y otra, muy distinta, es  lo que le dice a Pericos Los Palote, dependiendo  del medio, momento y de la audiencia.

P 37.  Dicen que Goudreau fue contratado para organizar la seguridad del fulano concierto financiado por el millonario izquierdista, Richard Branson. ¿Qué fue de la vida de los reales recabados en el mencionado concierto?

P 38.  Un amigo y ex socio de Goudreau, llamado Drew White, aparentemente se le sacudió cuando Goudreau le dijo que estaba levantando unos cobres para lograr un cambio de gobierno en Venezuela. ¿Un cambio de gobierno de maduristas a chavistas originarios? Goudreau aseguró que el mayor enemigo de Maduro era el General Clìver Alcalá Cordones, hermano – por cierto – del actual embajador de Maduro en Irán.

P 39  Cuando el periodista Napoleón Bravo le preguntó al Contralmirante Carlos Molina Tamayo si la “Operación Gedeón II” tenía relación con el general (comunista-chavista), Clìver Alcalá, esto fue lo que le respondió:

.

P 40.  Keith Schiller, quien (aparentemente) fuera guardaespaldas de Trump, según se dice (porque no lo conozco), se le sacudió a Goudreau, cuando asistió con su amigo a una reunión en Miami para levantar un dinero con la finalidad – supuestamente – de reforzar la seguridad de Guaidó dentro de Venezuela. Aquí cabe la pregunta: ¿el régimen de los Castro en Venezuela permitía el ingreso de mercenarios (“contratistas”) extranjeros (¿estadounidenses?) para que cuidaran a “nuestro” presidente “interino”? ¿Cómo así?, se preguntaría un colombiano.

P 41.  ¡Horror de los horrores! Fue Lester Toledo, quien – aparentemente – puso a Goudreau en contacto con el COMUNISTA Y CHAVISTA ORIGINARIO: ¡Clìver Alcalá Cordones! ¿Qué tal? ¿Será cierto? Habría que preguntárselo a Toledo… si es que éste no se hace el re-pendejo.  De ser cierto: ¡estamos rodeados!

P 42.  OJO: se dice que Estados Unidos acusó a Clìver Alcalá en el año 2011 por suministrarles misiles tierra-aire a las guerrillas de las FARC: ¡a cambio de cocaína! ¡Lindo chico! Al mismo tiempo, fiscales estadounidenses acusaron a Alcalá y a Maduro de enviar 250 toneladas de cocaína a Estados Unidos: ¡cada año!  Y, supuestamente, Alcalá era el jefe de la conspiración: ¡de la Operación Gedeón II!

P 43.  Lester Toledo (REPRESENTANTE DE JUAN GUAIDÒ), supuestamente se reunió con Goudreau y con Alcalá en el JW Marriot de Bogotá: ¡varias veces! Se dice que hay tres testigos que no quisieron dar sus nombres. ¡Habría que investigar esa guarandinga!

En esas reuniones en el JW Marriot de Bogotá, Alcalá, supuestamente, aseguró que tenía unos 300 combatientes en “su territorio”, La Guajira colombiana, donde el tío de su mujer es el capo del Cartel de La Guajira. ¡Esto se complica!  Se asegura que fue en una de esas reuniones donde Goudreaucalculó” que el costo del operativo ascendería a un millón y medio de dólares… de los cuales, según el propio Goudreau le aseguró a La Patty: ¡no vio ni un solo puto centavo!

En esas reuniones, según alegan – supuestamente – esos tres testigos (anónimos), Goudreau aseguró que tenía fuertes conexiones con la Administración Trump, aunque no dio mayores detalles. Dicen los tres, que de ahí en adelante comenzaron a dudar de Goudreau, infiriendo que se trataba de un estafador, de un mitómano, de un hablador de pendejadas: ¡o de un charlatán!

Dicen que el propio Toledo decidió alejarse de Goudreau y – supuestamente – rompieron relaciones. Tal vez por eso, de ser cierto, fue que Guaidó dejó a Goudreau por fuera, como la guayabera y no le dio ni medio. ¿O será que jamás tuvo intención de pagarle? ¿Y si tuvo intenciones de pagarle, de dónde saldría el dinero?  ¿De Donald Trump?  ¿Donald Trump financiando un operación para montar en Miraflores a un narco de la talla de Alcalá Cordones?  Mi padre siempre decía que más pendejo que un gringo: ¡eran dos gringos!

P 44.  Por su parte Mattos, a quien ya he mencionado arriba, dicen que visitò los “campos de entrenamiento” de Alcalá Cordones-Goudreau. “No había agua corriente y los hombres dormían en el suelo, se saltaban comidas y entrenaban con palos de escoba en lugar de fusiles de asalto. Cinco perros pastores belgas, entrenados para olfatear explosivos, estaban tan mal alimentados como sus entrenadores y tuvieron que ser regalados”. Aseguró – supuestamente – Mattos.

Desafortunadamente, hay muchos vaqueros en este negocio (de los “contratistas”), que tratan de vender sus credenciales militares a cambio de una buena tajada de dinero”, concluyó – supuestamente – Mattos.

P 45.  Supuestamente no hay indicios de que funcionarios de Estados Unidos patrocinaran las acciones de Goudreau, ni de que Trump haya autorizado operaciones encubiertas en contra Maduro, aunque la última palabra la tendrían Trump y el congreso federal estadounidense.  Fuentes no confirmadas aseguran que Trump estaba al tanto de las andanzas de Clìver y de Goudreau, con o sin la anuencia de “nuestro” presidente (interino) Guaidó.  De ser esto cierto, Donald Trump se estarà diciendo que quien se mete con socialistas amanece cagao, meao: ¡y vomitao!

P 46.  Cuando Alcalá fue formalmente acusado de narco por fiscales estadounidenses, “prendió el ventilador” y comenzó a revelarlo todo y a inmiscuir a los gobiernos de Estados Unidos y de Colombia en el supuesto complot. ¿Sería que había que llevar a cabo “alguna actividad” para justificarse? ¡Canuto está mal, señores!

P 47.  Uno de los “combatientes” reclutados por Alcalá, en total desesperación – según se ha comentado – cruzó la frontera colombo-venezolana y fue arrestado en territorio “bolivariano“. Dicen que cantó más que Enrico Caruso. A partir de ese momento, de ser esto cierto y si no antes, el régimen de los Castro en Venezuela estaba al tanto de todo. Es muy posible y probable, que entre los “combatientes” de Alcalá, hubiera más de un chivato y cuando “desembarcaron” en Vargas (si es que lo hicieron), los estaban esperando como caimanes en boca de caño.

OJO: todo lo anterior son “supuestos” y conjeturas. Todavía es muy pronto para saber la verdad-verdadera: si es que ésta se llegará a saber algún día.

Comentarios

P 48.  Por supuesto, un acontecimiento como “La Operación Gedeón II”, indistintamente de que sea un cuento-chino de muy mal gusto, o no: ¡genera cualquier cantidad de comentarios!   Ahí tenemos la nota en Twitter de un tal “Adriano Track”, comentada por un tal Ángel J Díaz H.  A ninguno de los dos conozco:

P 49.  Está el comentario, también publicado en Twitter por el  General de División ( R ) Carlos Peñaloza, quien, en su momento, fue jefe del ejército venezolano:

P 50.  Y, entre muchos comentarios publicados en las redes sociales (el programa de Patricia Poleo generó más de mil comentarios), está el del General de División (GN) ( R ), Luis Alberto Camacho Kairuz, quien fuera viceministro de seguridad ciudadana y le renunciara a Chávez en el año 2002:

.

P 51.  Cada quién tiene un comentario diferente. Estos eventos se prestan para las más fabulosas elucubraciones e interpretaciones: ¡si lo sabré yo!  En el “Caso de Los Paracachitos” hay siete diferentes versiones.

P 52.  Para muchos, incluso dentro de “la oposición”, la llamada “Operación Gedeón II” fue una “payasada” y así se lo hizo saber Napoleón Bravo al Cabo Colina, quien fue acusado (Colina) de colocar unos petardos sonoros en las embajadas de Colombia y España (acción “bélica” que él siempre ha negado). Lo más interesante del comentario del “Napo”, es que él (Napoleón), no pudo contener la risa:

P 53.  La noticia de “última hora” fue que habían capturado a uno de los hijos del General Baduel, quien había desembarcado por no-sé-dónde, junto a un gringo tatuado hasta en el “orto“.   Inmediatamente comenzaron a desmentir la noticia. Las fotos publicadas muestran a los “supuestos invasores” en “shores”… trajes de baño. Un “twittiritero” se preguntó cómo era eso: si los mercenarios (los “contratistas”), en lugar de uniformes: ¡invadían en pantalones playeros!

 

.

Hubo una “twittiritera” que se preguntaba cómo fue posible que el hijo de Baduel invadiera Venezuela si él siempre ha estado en eL país.  Le respondieron, por la misma vía, que Baduel tiene varios hijos… ¡al menos dos!

.

P 54.  Pero para incrementar la locura, se publicó un video de uno de los hijos del General Baduel, con una cara de loco que no la brinca un venado, asegurando que dos de unos supuestos gringos que agarraron (¿?), eran – según Adolfo BaduelJEFES DE SEGURIDAD del presidente de Estados Unidos: ¡Donald Trump!  ¡Llévatelo!  No quiero ni imaginarme qué estará pensando Trump en estos momentos.  Supongo que se dirá que a mala hora se metió con los venezolanos.  Posteriormente se comentó que fue Diosdado Cabello quien obligó al muchacho a dar semejante declaración, porque – en efecto – Adolfito sí estaba detenido y, se supone, que el par de gringo lo habían acompañado en un supuesto “desembarco”.

P 56.  Por su parte, para el Vicealmirante Iván Carratú Molina, los “invasores” de la “Operación Gedeón II“, que están apareciendo en algunas playas y plazas del país: ¡son “soldaditos de palo“!
P 57.  Para el connotado periodista, Orlando Avedaño, estas incursiones suicidas son irresponsables.
.

Crónica de la Operación

P 58.  La llamada “Operación Gedeón (Parte II)“, se podría decir que fue la “Crónica de una Operación Anunciada“.  Dos días después, Patricia Poleo publica un video de los supuestos “entrenamientos“, bien chimbos… por cierto, de aquellos que el Vicealmirante Carratú calificó de “soldaditos de palo“, muy al estilo “mediático” de las “operaciones” del hoy-fallecido Oscar Pérez.   Lo único que les faltó a los nuevos patriotas fue darle una entrevista a Fernando del Rincón en su programa de la CNN en Español,  como fue el caso de Oscar, QEPD.

P 59.  Por cierto: ¿estos “contratistas” jamás han escuchado hablar de la aplicación de “reconocimiento facial” que utiliza Facebook?  Al publicar ese video, ya el G2 cubano tiene pillado a todos los que aparecen en ese video dando la cara, para darles plana a su familia y hacer que se entreguen en Venezuela.  Verdaderamente, todo este “teque-teque” es INCREÍBLE… como para hacer una novela tragi-cómica.  Es de hacer notar, sin embargo, que en el video no se ve entrenamiento alguno, solo una arenga.  ¿Y dónde es que estaban los “soldados” que dormían, según Goudreau, en un cementerio?  Al menos esos líderes se ven “papeaos“.

Una Nueva Industria

P 60.  Mi padre, QEPD, acuñó el término de “La Industria de la Contra-Revolución“.  Muchos cubanos anti-castristas, en el exilio, “hicieron su agostomartillando (sacándole dinero) a sus compatriotas exiliados.    Alegaban que estaban preparando un gran “golpe” contra Castro.  No hace mucho vimos a Pablo Medina en esas “actividades“, incluso en el Show de Jaime Bayly.  Al parecer, no hay relación alguna entre Medina y “La Operación Gedeón II“, sin embargo: ¿no sería esta “operación” el inicio de la fabulosa “Industria de la Contra-Revolución Venezolana“?  Nada de extrañar tendría que el tártaro de Goudreau, comenzara una NUEVA campaña de recolecta para organizar una “operación” mejor organizada.

Por cierto, los “industriales de la contra-revolución cubana“, organizaban escaramuzas e infiltraciones, muy parecidas a la de Vargas, donde caían todos y todos terminaban frente al paredón de fusilamiento.  Era necesario que cayeran los operativos, para demostrar que el dinero recolectado estaba siendo empleado “debidamente“.  Entonces las redes sociales ni los canales de YouTube existían, pero “los industriales” se aseguraban de informarles por adelantado a sus “donantes” de la “operación” que estaban  a punto de llevar a cabo y lo hacían con lujo de detalles.  “¡Entrarán por Guanabacoa!“, aseguraban.  Tal vez ellos mismos, “los industriales“, daban el pitazo a las autoridades de Castro,  para que los periódicos divulgaran luego el fracaso de las “acciones bélicas” contra el régimen castrista.

Habrán podido notar cómo Pablo Medina, en un inglés tan terrible como el de “nuestro” presidente (interino), Juan Guaidó, menciona la empresa de mercenarios (de “contratistas“) que, según él, tienen contactada.  Le recuerdo a Medina que los mercenarios luchan por dinero.  En numerosas ocasiones, a lo largo de la historia, los primeros “sapos” (chivatos) son los mercenarios.  Digamos que Uds. contratan a unos “contratistas” por UN MILLÓN de dólares para apresar a Maduro.  Esos “contratistas” podrían contactar a Maduro (directa o indirectamente) para decirle que los están contratando por CINCO MILLONES de dólares y si él les da DIEZ MILLONES de dólares, le informarían quiénes son sus clientes y por dónde están planeados los tiros.

Peor aún.  Medina le está haciendo, gratuitamente, la labor de inteligencia al régimen, al descubir cuál es la empresa de “contratistas” contactada.  Sería “soplar y hacer botellas” para el régimen contactar a la empresa de “contratistas” y doblarle la oferta para que soplen quiénes son sus clientes… aunque ya se sabe que se trata de Meadina y su combo: o para que hagan fracasar la “operación“.  ¿No ha pensado en ese otro “pequeño detallito” el “estrategaMedina?  ¡Ahí se las dejo!

Por otro lado, si ven el video, pareciera que Jaime Bayly le está haciendo una “cuña“, un comercial – ¿pagado?) – por Medina para promover la recolecta de dinero.  Tal vez me equivoque: ¡ojo!  Lo que sí espero que los “contratistas” de Medina sean mejores que los “contratistas” de Clíver Alcalá Cordones:

.

.

P 61.  ¿No estaremos ante un caso similar a los tantos que se dieron durante décadas en torno al exilio cubano?  ¡Quién sabe!  Hay muchos comentarios e hipótesis sobre el por qué, sabiendo que el régimen lo sabía todo y más: estos “contratistas” siguieron adelante con “la operación”, cuidándose – los dirigentes – en no acompañar a los infelices y engañados “invasores“, al estilo del “Capitán Araña“.  En la entrevista que le diera JJ Rendón a Fernando del Rincón, advirtió que el “contratistaGoudreau, amenazó con una demanda en los tribunales estadounidenses por incumplimiento de contrato.  ¿No será que “la operación” había que llevarla a cabo, a sabiendas de que iba a fracasar, para justificar que ellos, los “contratistas“, habían cumplido con su parte del contrato?  El único de “los jefes” que se aventuró a desembarcar y resultó detenido fue el Capitán Sequea, (ver P. 14) de quien se comenta que fue uno de los “sapos” sembrados por el régimen: ¿estaría regresando a Venezuela con los suyos para evitar futuras represalias por parte de los engañados?

P 62.  Los comentarios se incrementan en la medida en que vaya saliendo más información.  Hace unas horas, el secretario de estado, de Estados Unidos, Mike Pompeo, declaró que hará todo lo posible por recuperar a los dos “contratistas” capturados en Venezuela.  Esto ha generado una nueva hipótesis, en cuanto a que toda esta “operación” fue montada por Maduro para llevar a cabo un intercambio de “prisioneros“: los gringos por los narco-sobrino de Cilia Flores.  Solamente hay un pequeño detalle: ¿cómo sabía Maduro que iba a capturar a dos ciudadanos “americanos” en uno de los desembarcos?  Tranquilos, que habrá más elucubraciones que arroz partido.  ¡Estén pendientes!

Juan Guaidó

P 63.  ¿Cuánto Vale Guaidó?  Tendría que hacer varios comentarios.  Bueno… a partir de hoy, 4 de mayo de 2020: ¿cuánto vale Guaidó? Si me preguntan a mí, diría que cambiándolo por excremento de una lombriz: ¡se perdería el envase!

P 64.  ¿Será que ya está a punto de caducar su “Licencia de Opositor“.  Es muy probable que le llegue su turno de emular a los cochinos de Nochebuena:

P 65.  La “opinión pública” es un compendio de pendejadas. Hay quienes aseguran que “la invasión” fue un acto heroico de patriotismo.  Dirán, muchos, que fue una olla: ¡un montaje! Otros: ¡una locura!

Sin embargo, existen varios escenarios a considerar, comenzando por la participación o no de Guaidó en los hechos. Hay una supuesta grabación en la que Goudreau habla por teléfono con Guaidó. Tal evidencia carece de legalidad ante un tribunal criminal en Estados Unidos, pues no aparenta haber sido grabada con el consentimiento de “nuestro” presidente (interino).

Habrá millones de venezolanos que consideren a Guaidó un traidor por no haber cumplido con lo – supuestamente – acordado, por escrito y mediante un contrato de unas 70 páginas (redactado en inglés y en español) con Goudreau. “¡Un traidor!”, dirían.

P 66.  Por otro lado, Guaidó, desde el “Día Uno”, está llamando a los militares a que se coloquen “del lado correcto de la historia”, cliché que aprendió de su mentor: Locoldo. Para los que creen que la “Operación Gedeón II” fue genuina y patriótica, dirán que ahora – cuando esos militares se pusieron “del lado correcto de la historia”, Guaidó los mandó a la mierda. “¡Traidor!”, gritaría ese grupo.

Si esa “Operación Gedeón II” fuese genuina y hubiera triunfado, Guaidó se hubiera llenado de laureles, pero como fracasó (creo que ya ha fracasado rotundamente), “nuestro” presidente (interino) dice: “a mí no me miren… ¡que yo no fui!”. ¡Un traidor!

P 67.  No solamente la existencia política de Guaidó se ha vuelto añicos. Su vida física podría correr graves peligros. Aunque no pudiera dar fe de lo que es cierto o falso, “modificarle la salud” al joven Guaidó, sería beneficioso para todas las partes y “desaparecerlo del mapa” sería más fácil que pelar mandarinas con las uñas largas. Le podría caer en el coco un piano de cola.  Se le podría atravesar un árbol, como le sucedió al Comandante Piñeiro (alias “Barba Roja”) o como le sucedió al activista político cubano, defensor – supuestamente – de los derechos humanos: Oswaldo Payá, promotor del “Proyecto Varela”, en la Cuba de los Castro.

Juan Guaidó se terminó de quemar completico. Como quiera que se ponga: ¡tendrá que llorar!   Ya no le sirve ni al régimen: ¡ni a “la oposición”!   Su vida pende de una pestaña.   “Se metió en camisa de once varas”, como diría mi adorada, recordada y querida Abuela Carmelina, QEPD.

Miami 4 de mayo de 2020

Robert Alonso

Biografía de Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 2,160,647