Nocturna

 

El 12 de julio de 2021 tuve el honor de ser entrevistado en el prestigioso programa “Nocturna” por don Julián Parra, a través de RCN Radio de Colombia.  Íbamos a conversar sobre la supuesta sublevación de Cuba y don Julián, “zorro viejo” de la comunicación social, consideró que habia un filón más interesante para su audiencia: ¡la dimensión humana del matrimonio Alonso-Etcheverry!  Muchos quedaron esperando cuál era mi lectura sobre los acontecimientos en mi país natal.  Al final no me quedó otra que publicar una página web al respecto.

Fue la entrevista que más he disfrutado en toda mi vida.  Don Julián, como podrán apreciar, es un anfitrión fuera de serie.  Un verdadero “DON”: (De Origen Noble).  La producción estuvo a cargo de Diego Reyes, otro DON.  Si tuviera 20 años menos, pagaría para poder trabajar en el equipo de Don Julián y de Don Diego, pero ya tengo 70 años y por motivos legales no puedo salir de Estados Unidos, ya que pesa una “Orden de Aprehensión” por parte de la Interpol, a instancias del régimen de los Castro en Venezuela.

Total que la entrevista giró en torno a lo que dije: ¡a la dimensión humana de un matrimonio que ha pagado un alto precio por luchar en contra del narco-castroestalinismo internacional!

Como habrán visto, Don Julian comenzó con un tema que me toca las fibras como cubano: “Lamento Guajiro“, interpretado – magistralmente por nuestro Guillermo Portabales, QEPD.   Sin embargo, mi canción preferida de él es “Entrada al Silencio” que hoy quiero dedicársela a la prestigiosa audiencia de “Norturna RCN”.

 

De Siomi a Robert

Don Julian se interesó en saber qué canción le dedicaría Siomi (Siomara Etcheverrry de Alonso – “Siomi”) a su compañero de casi 47 años de vida.  Ella le respondió que la canción que le dedicaría a su compañero de toda una vida era “You Are The Apple Of My Life” (“Eres la manzana de mi vida”), popularizada por Stevie Wonder.

 

De Robert a Siomi

Luego Don Julián quiso saber cuál era la canción que reflejaba a mi adorada “Siomi” y le respondí que tenía TRES.  La primera sería, sin lugar a dudas: “Lady” (Dama), popularizada por Kenny Rogers, porque “Siomi” siempre fue una dama para mí, a pesar de los altos y bajos que sufren todos los matrimonios y, en especial, un matrimonio tan complicado como el nuestro.

 

 

Pero, sin lugar a dudas, había otra: “You Are So Beautiful To Me”  (Eres Muy Bella para Mí), popularizada por Joe Cocker, una estrella de la canción POP que estaba de moda cuando “Siomi” y yo fuimos novios.

 

 

Pero hay una que, sin lugar a dudas es mi favorita y cuando la escucho solo puedo pensar en mi compañera de tantos años: ¡”Siomi”!  Se trata de un bolero cuya autoría es del venezolano Homero Parra, ya fallecido, quien no era conocido como compositor, más bien como político.  Fue diputado por Acción Democrática y creo que hasta senador.  Tuve el inmenso honor de conocerlo en una selecta reunión donde se presentó con su guitarra y con su “vida consentida”.  Entonces no llevaba muchos años de casado con “Siomi”, pero mientras lo escuchaba, fue mi deseo que al transcurrir los años, pudiera también dedicarle tan bello bolero.   Parra no tenía buena voz y, hasta donde sé, fue su única composición.  Una canción que ha sido grabada por los mejores boleristas de entonces, como es el caso de Roberto Ledesma, un cubano con una voz envidiable:

 

Don Carlos Vidal

Luego hablamos de Don Carlos (“Carlitos”) Vidal: ¡mi hermano del alma!

Carlos Vidal fue vecino mío en la Zona Rural de El Hatillo.  Lo conocí por medio de mi hermana, María Conchita Alonso.  Fue “Carlitos” quien me introdujo al fabuloso mundo de los caballos de paso colombiano: ¡los mejores caballos de la Creación Divina! No es fácil entender a estos ejemplares equinos.  Tienen que ser PERFECTOS para lograr un sitial de honor.   Si en una competencia mueven su cola más de 3 veces, son descalificados.  Si la cabeza esta muy baja (son “enterrados”), son descalificados.  Si la cabeza está muy alta (son “destapados”), son descalificados.  Las “manos” (las patas delanteras) deben rozar la tierra, sin embargo, sus patas traseras deben evocar un resorte, de ahí un famoso refran: “patas nacen y manos se hacen“.  Ese refrán, por cierto, pudo haberme salvado la vida.  Para que sepan por qué, les remito a uno de los capítulos de mi libro, “Cómo se Perdió Venezuela“.

Un día, Don Carlos Vidal me propuso un negocio: comprar a la mitad el semental “Gran Cacique“, (hijo de Don Danilo, posiblemente el trochador colombiano más famoso de Colombia)  llevado a Venezuela por Don Fabio Ochoa Restrepo, el hombre que más sabía de caballos de paso colombiano.  En uno de sus extraordinarios libros, Don Fabio advirtió: “jamás nadie podrá llegar a conocer todo sobre los caballos de paso colombianos“.

La hija de Don Fabio Ochoa fue secuestrada por la mafia de Cali.  El entonces presidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez, intercedió para lograr su liberación.  En agradecimiento, “Don Fabio” le envió un extraordinario semental al que nombró “Rescate”.  Tuve la suerte y el gran honor de montarlo en la pesebrera que “Don Fabio” tenía en Filas de Mariches, cercana a la ciudad capital de Venezuela: Caracas.

 

 

Don Carlos Vidal era muy amigo de “Don Fabio” y solíamos asistir a todas las ferias “A” tanto en Medellín como en Bogotá.  Todas las noches éramos invitados de honor en un restaurante muy famoso, propiedad de “Don Fabio” llamado “La Margarita”, en la capital colombiana.  Fue en ese restaurante donde me aficioné a la estupenda comida colombiana, en especial El Ajiaco bogotano y la Bandeja Paisa.

 

 

“Carlitos” Vidal fue un gran socio: ¡un gran amigo! Sin embargo, tenía un defecto parecido al mío: ¡no aguantaba vainas de nadie!  Fue arreglista y productor de muchas de las canciones de la Billo’s Caracas’ Boys y compositor de todas las canciones colombianas interpretadas por esa famosa orquesta, como “Las Tres Perlas” – la más famosa – y “A Casa de Fernando”.  A Billo Frómeta le gustaba los solos de trompetas en sus guarachas – ¡a mí también! – pero llegó un momento en que “Carlitos” le dijo que había que modernizar a la orquesta y que tenian que eliminar los solos de trompetas.  Billo no estuvo muy de acuerdo, pero le hizo caso.  ¡Fue el principio del fin de mi “hermano”, amigo y socio: “!Carlitos Vidal!”.  Al eliminar solos de trompetas, las críticas no se hicieron esperar.  “Carlitos” no quiso aceptar su error y le renunció a Billo.

 

 

Entonces consiguió un  trabajo como productor de Reynaldo Armas.  Entre otras canciones, fue el productor de lo que él consideraba la mejor canción del canta-autor venezolano: “La Muerte del Rucio Moro“.

 

 

Para Carlitos Vidal, “La Muerte del Rucio Moro” fue su mayor composición, pero para mí y para “Siomi”, la mejor canción de Reynaldo Armas fue “Enamoramiento”.

 

 

Pero no se entendió con Armas y ahí comenzó su gran decaída.  Murió solo, en la mayor pobreza.

Durante sus largos años con La Billo’s, Don Carlos Vidal escribió muchas de las canciones colombianas que se hicieron famosas con la orquesta venezolana, como “Tres Perlas”, por ejemplo:

 

 

Otra de tantas que era mi favorita: “A Casa de Fernando”:

 

Don Julian

Fue una velada interesante, al menos para mi esposa “Siomi” y para mí.  Don Julian es un GRAN MAESTRO de la comunicación social y tiene un excelente equipo de producción dirigido por Diego Reyes, a quien hay que darle gran parte del crédito.

Un abrazo a ambos.

Miami 12 de julio de 2021

Robert & Siomi Alonso

 

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 682,603