Juan Requesens

 

.

El 19 de enero de 2013 publicamos el “Plan de Acción Libertaria“, especialmente diseñado para organizar e implementar la estrategia de La Guarimba, a través de los principales dirigentes estudiantiles de aquella época, entre los cuales se encontraba – como una de las figuras principales – Juan Carlos Requesens Martínez, quien llegó a ser presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (FCU-UCV).

Los dirigentes del Movimiento de Resistencia Nacional de Venezuela nos encontrábamos exiliados en la ciudad de Miami y desde ahí hicimos contacto con la inmensa mayoría de los más importantes dirigentes estudiantiles de entonces.  La labor de contactar a estos dirigentes se le fue encargada a Joshie Cruz, quien actualmente está postulada por el partido republicano de EE.UU. al congreso federal.  El coordinador de la “Operación Libertaria” estaba a cargo de Carlos Alfredo Torres Fletcher (CAT), “coincidencialmente”, el actual jefe de campaña de Joshie Cruz.

A algunos de esos dirigentes los contactamos vía Skype y a otros los logramos traer a La Florida, gracias al apoyo financiero que nos brindara, entonces, el “ala hispana” del partido republicano.  Con ellos estuvimos una semana reunidos en un discreto hotel de esta ciudad de Miami, donde les explicamos los detalles de nuestra estrategia libertaria: basada en La Guarimba.  Estuvimos introduciendo  la estrategia, a través del mencionado Plan de Acción Libertaria, durante todo el año 2013, esperando por las llamadas “condiciones objetivas”.

El 5 de enero de 2014, el régimen nos mata a Héctor Moreno, estudiante de la Universidad de Los Andes en Mérida y revienta el conato de sublevación entre el universo estudiantil universitario.  El 4 de febrero intentan violar sexualmente a una estudiante de la ULA en Táchira y el 12 de aquel mismo mes estalla La Guarimba a la perfección, tal como se puede ver en el siguiente video, donde el General Miguel Rodríguez Torres está describiendo, en cadena nacional, cómo la ciudad de San Cristóbal estaba total y absolutamente paralizada.  Según sus propias palabras, todas las intersecciones estaban bloqueadas por barricadas de diversa intensidad y lo que era mejor: ¡no había nadie en las calles!

Cuando el régimen vio que tenía la soga al cuello gracias a La Guarimba, le dio luz verde al General Rodríguez Torres para que negociara con los líderes estudiantiles y les ofreciera villas y castillas… tanto el oro: ¡como el moro!

Fue así como muchos jóvenes, incluso aquellos que perdieron sus vidas por Venezuela, como el mártir Héctor Moreno entre muchos otros, fueron traicionados por sus líderes estudiantiles, con este fulano Juan Carlos Requesens Martínez a la cabeza.  Gracias a la labor de “lobby” que liderizara este “patriota” que ahora sale en libertad, suponiendo que alguna vez estuvo preso, La Guarimba se fue neutralizando, apagando… con las consecuencias que hoy todos sabemos.

Mientras centenares de estudiantes universitarios fueron detenidos en aquel “año guarimbero“, meses después del acuerdo entre la inmensa mayoría de los dirigentes estudiantiles y el régimen, Juan Carlos Requesens Martínez fue premiado con un curul en la llamada “Asamblea Nacional Bolivariana”, una especie de “Departamento de Asuntos Sin Importancia” de la FALSA OPOSICIÓN VENEZOLANA.   Hay que volverles a recordar que la patria de Bolívar está tomada y subyugada por una de las peores tiranías que ha conocido la América hispana: el castro-estalinismo internacional.  A esa “asamblea” no se llega con votos: ¡se llega con méritos adquiridos en contubernio con el tiránico régimen!  Que yo me lanzara para ella y que votaran por mí a ver si me van a permitir sentarme en el hemiciclo.  “Dime si eres diputado: ¡y te diré qué eres!

Presos Políticos

Los presos políticos son “la joya de la corona” para regímenes como el de los Castro.  ¡Valen oro!  Por un lado, los emplean para diseminar el terror con la ayuda de sus testimonios de horror y de muchos “comunicadores” que ganan punto denunciando las atrocidades que el régimen les infligen, convirtiéndose en verdaderas “cajas de resonancias del terror“.

Por otro lado, sin contar que hay quienes se vuelven informantes dentro de la prisión, los presos políticos sirven como piezas de negociación.  Cuando se negocia la libertad de un preso políticos o de varios por la vía del indulto o del sobreseimiento, en gran medida se está legitimando al régimen.  A los presos políticos hay que liberarlos: ¡no negociarlos!  La libertad de un preso político le sale sumamente costosa a los esfuerzos de liberación de un país: ¡no digamos cuando se liberan en “cantidades industriales”!

El ex presidente de Nicaragua, Arnoldo Alemán “fue liberado” faltándole 13 años para cumplir una condena de veinte.  Hay muchos que aseguran que solamente cumplió un día de prisión.  El resto de su condena lo cumplió, dicen, paseando por la Champs Elysees de París y bañándose en las paradisíacas playas de Costa Rica, hasta que un día – ¡sorpresivamente! – fue “indultado” por la Corte Suprema en una jugada que ni él mismo supo explicar.

La “liberación” de Alemán les salió tremendamente costosa a Nicaragua y a  los nicaragüenses.   Fue “puesto en libertad” para constituirse en el candidato bufo en la farsa electoral que repitió a Daniel Ortega en el poder.  ¿Será ese el destino de algunos, de la mayoría o de todos los presos que acaba, “bondadosamente”, de liberar el régimen de los Castro en Venezuela?  Muy pronto lo sabremos.

Por otro lado, además de Alemán, los Castro han “encarcelado” por décadas a individuos que jamás estuvieron tras las rejas.  Ese pudiera ser el caso del Comandante Eloy Gutiérrez Menoyo, quien fuera condenado a 30 años de prisión por los Castro y, según muchos, tampoco cumplió un solo día, a pesar de testimonios de aquellos que dicen haber compartido sus celdas con él.  Luego de ser dejado en libertad se paseó por el continente americano y España, pidiéndole la renuncia a Fidel Castro.  Regresó a Cuba, fundó una revista “light” en contra del régimen y terminó muriendo tranquilamente en la Isla del Terror un 26 de octubre del año 2012.  Su familia española, siempre fue comunista.  Su hermano, comunista, murió en  1957 en el fallido asalto al Palacio Presidencial de Cuba, en un intento por deponer al dictador Fulgencio BatistaEloy fue acusado de planificar un atentado contra la vida de Fidel Castro, tal y como fue acusado Juan Requesens en cuanto a Nicolás Maduro, cuando se dice que lo quisieron asesinar con un dron chimbo, el 4 de agosto de 2018. Era como para que sentenciaran al “pobre Juan” a 30 años de prisión.

Por cierto, el cuento-chino de Arnoldo Alemán lo acaban de re-editar en Nicaragua con un “periodista” llamado Miguel Mora, quien hasta 2015 (por ahí) fue “el reportero estrella de la revolución sandinista“, llegando a ser propietario – luego de haber nacido en un paupérrimo ranchito frente a una mal oliente playa nicaragüense – de la estación de televisión más importante de la patria de Rubén Darío: “100% Noticias”.  Fue condecorado por Daniel Ortega en infinidades de oportunidades.  Un buen día “se le volteó” a la “revolución” y comenzó, desde su estación de televisión, a criticar al “gobierno”.  Llegada la sublevación de 2018, donde centenares de jóvenes fueron vilmente masacrados y otros miles mutilados y encarcelados, Mora se convirtió en la principal voz de denuncia en contra del régimen, al punto de caer detenido y encerrado en una celda donde jamás, según él, llegó a ver la luz del sol.  Un año después, SORPRESIVAMENTE, Mora fue puesto en libertad plena.  Se dedicó a recorrer el continente americano, desde Canadá hasta La Argentina.  En EE.UU. fue ampliamente condecorado por altos miembros del partido demócrata, quienes lo bautizaron como “La Voz Más Alta de Nicaragua”.  ¿Están sentados?  Miguelito Mora se acaba de pronunciar como candidato a la próxima farsa electoral “frente” a Ortega y es hoy el principal líder de la “oposición” nicaragüense.   Pertenece a la “Coalición Nacional”, la equivalente en Nicaragua a lo que fue la MUD en Venezuela.  Su discurso es la UNIÓN NACIONAL.  ¿Cómo la ven Uds.?

 

.
Entrevista a Miguel Mora
.

Las historias, fábulas o leyendas de “presos” que no estuvieron preso, es larga.  Algunas ciertas: ¡otras no!  Un día me informaron desde un aeropuerto privado al norte de Miami, que en un avión de PDVSA, con pasaporte diplomático, había llegado a EEUU Leopoldo López, quien se suponía preso en la prisión militar de Ramo Verde.  Dicen que se instaló en un apartamento que tenía alquilado (luego se dice que lo compró) en la exclusiva isla de Fisher Island, frente a Miami Beach, a la cual se le llega por ferry y se tiene que pasar una especie de aduana.  ¿Quién sabe?  Tal vez fue en uno de esos viajes donde embarazó a su esposa Lilian.

 

 

Fisher Island, posiblemente el lugar más exclusivo de Estados Unidos

 

Pero Castro se cansó, como le ha dado la gana, de utilizar a los presos políticos en Cuba.  Libera a unos y el resto se queda “plantado” en calzoncillos, generando una profunda división en el llamado “Presidio Político Cubano”.

En 1978, el gobierno de Cuba comenzó a negociar con los exiliados que vivían en los Estados Unidos y con el gobierno estadounidense las condiciones para poner en libertad a algunos prisioneros políticos, a un ritmo aproximado de unos cuatrocientos por mes, dentro de un universo de unos 20mil presos políticos.  Los prisioneros políticos de entonces, mediante una carta sacada clandestinamente de la cárcel de La Habana del Este, escribieron lo siguiente:

Manifiesto de la Dignidad

Manifiesto de los Prisioneros Políticos Al Pueblo Cubano de la Isla y en el Exilio Y a la Opinión Pública Mundial
 
Nosotros, los abajo firmantes, los prisioneros políticos que hemos resistido con firmeza, durante casi veinte años, los malos tratos del más represivo sistema penitenciario de América, sabedores de que formamos parte de una interminable hilera de mártires que nos precedieron, habiendo sido informados de que la posibilidad de nuestra liberación se está usando como una artera maniobra que podría implicar seriamente a los exiliados y que podría afectarnos directamente a nosotros, declaramos por el presente documento en esta memorable fecha, de manera clara y precisa, nuestra posición: 
 
 Primero: abogamos por la libertad de todos los prisioneros políticos sin excepción y por la reunificación de las familias cubanas.  Esto requiere solamente que a) se den las órdenes oportunas para que se abran las puertas de todas las cárceles políticas de Cuba a fin de que los hombres y las mujeres que tanto han sufrido queden en libertad y puedan reunirse de nuevo con sus familias; b) se permita a los cubanos que residen en tierra cubana o en otros países salir de Cuba o entrar en ella, tal como han venido solicitando o puedan pedir en el futuro, para que puedan unirse temporal o definitivamente con sus familias.
 
 Ninguna de dichas medidas requiere diálogo alguno.  Que el gobierno de Castro actúe haciendo lo más oportuno si desea realmente rectificar su actual política de dispersión de la familia cubana.  Los que han llevado el dolor y el odio a los hogares cubanos, que han divididos y mantenido divididos a los miembros de la familia cubana, carecen de categoría moral para concitar un diálogo.
 
 Segundo: rechazamos el diálogo entre el gobierno de Castro y los llamados representantes de los cubanos en el exilio; diálogo que, teniendo en cuenta nuestra experiencia de horrores y malos tratos y la característica mala fe con que suele proceder el régimen, no es más que una farsa montada por el señor Castro para engañar al pueblo cubano y al mundo.  A la comunidad cubana en el exilio se le está desorientando y dividiendo mediante vacías palabras de paz y conciliación mientras, en realidad, se hacen sutiles esfuerzos para provocar antagonismos entre los exiliados cubanos que, al no poder vivir bajo las despóticas condiciones que reinan en su país, han encontrado refugio y establecido sus hogares en otras tierras.
 
 Tercero: rechazamos cualquier forma de diálogo o acuerdo en virtud del cual se nos conceda la libertad en condiciones preestablecidas.  Nadie, ningún grupo o persona de la comunidad cubana de exiliados está autorizado para negociar nuestra libertad con el gobierno de Castro a cambio de concesiones por nuestra parte.  Nuestra libertad debe ser incondicional; lo que es conforme a nuestra postura histórica estoicamente mantenida.  Así nadie podrá pretender que nuestra liberación, cuando tenga lugar, es un logro suyo.
 
 Cuarto: si Castro y su gobierno creen que es poco el precio pagado por los prisioneros políticos con su saldo de mártires, inválidos, enloquecidos y mutilados; con sus heroicas mujeres, envejecidas en la cárcel, pero firmes aún en sus principios frente a las palizas y al largo confinamiento; si creen que la inmensa suma de sufrimientos y dolores humanos padecidos durante sus años de presidio han sido pequeños, que hagan lo que quieran.  Estamos decididos a conservar nuestra moral para poder mantenernos firmes y resueltos contra la tiranía, tal como hemos hecho durante los últimos veinte años.
 
No negociamos nuestra libertad porque nuestros principios no son negociables.  Estas palabras definen nuestra postura de modo claro e inequívoco.  Adjuntamos — aparte — nuestras firmas, apoyadas por todos los años de sufrimiento que nuestro amor a Cuba ha exigido a nuestras vidas.
 
 Cárcel de La Habana del Este, 10 de octubre de 1978

En torno a esta tiranía: ¡cualquier cosa se pudiera esperar!

Miami 1ro de septiembre de 2020

Robert Alonso

@Maestro_May9r

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 327,403