¿ El Holodomor Venezolano ?

Mr. Kilpatrick fue mi profesor de “comunicación social” de la Unv. de Aberdeen, en Escocia.  Uno de esos maestros o profesores que uno jamás olvida.   Mr. Kilpatrick, de origen irlandés, nos dijo que si un lector pensaba “una cosa”, en interpretación de algunas de nuestras publicaciones, podría ser indicativo de que muchos pensaran de igual manera. La comunicación social es una ciencia, casi-exacta. No es escribir y publicar.  Mr. Kilpatrick me enseñó muchas cosas que hoy le agradezco inmensamente.  Supongo que estará – desde hace muchos años – en el Seno del Señor: ¡QEPD!

Hace un par de días, recibí un alocado audio, en el que un individuo – que afortunadamente solamente lo leen en su casa – me retó a convocar a una guarimba nacional, aprovechando que ya el pueblo de Venezuela está, obligatoriamente,enguarimbado”, gracias al fulano coronavirus, también conocido por el remoquete de Covid 19.

Eso no es lo peor. Lo peor es que me conminó a llamar al pueblo, aprovechando que está “enguarimbado”, a que lo dirija al Palacio de Miraflores con la intención de asaltarlo y apresar al zocotroco de Nicolás Maduro.

Lo que más extrañó es que, quien así se expresó – hace unos días – tenía (¿o debía de tener?) más que claro cómo funciona La Guarimba.

La Guarimba, tal como fue concebida, tiene tres reglas inviolables: ¡sagradas!

  1. Bloquear las calles frente a nuestras casas, frente a nuestras “guarimbas”.  Recordemos que “guarimba” es un vocablo ancestral caribe que significa refugio: ¡no barricada!
  2. Una vez bloqueadas las calles frente a nuestras viviendas, refugiarnos en ellas, en nuestros “refugios”… en nuestras “guarimbas” y no desplazarnos más allá de los 50 metros del frente de ellas.
  3. NO CONFRONTAR…!   Muy importante: ¡NO CONFRONTAR!  Claro… a menos que sea para defender nuestrs vidas, nuestras familias y propiedades… pero si “todo” está – supuestamente – trancado, tal escenario de confrontación no tendría sentido.
  4. ¡Muy-muy importante!: no escuchar a los líderes de la FALSA OPOSICIÒN.

La idea de PARALIZAR el país es la de CONTROLARLO.  Si todo está – supuesta e idealmente – bloqueado, no podrían transitar los tanques AMX30, los colectivos, los carros de los bomberos, las tanquetas, etc. Ese escenario no se contempla hoy, por más que este ANORMALO diga que el pueblo está “obligatoriamente-enguarimbado”.

Una vez que el grueso del pueblo controle gran parte del territorio nacional, a través de La Guarimba, entonces sí comenzaría el momento de “hacer otras cosas”; cosas que no tiene sentido relacionar en este escrito.

¡Al Palacio de Miraflores!

El grueso del pueblo de Venezuela hoy, tiene otras necesidades más perentorias. Ese pueblo, en su inmensa mayoría, está preguntándose cómo carajo conseguir el hueso, con el cual le hará el caldo aguado a su familia por la noche: ¡si es que ese hueso existe y pueda ser conseguido!  Mandar hoy al pueblo de Caracas a Miraflores sería incrementar la tragedia… aunque sé que tal utopía jamás se lograría.   Sin embargo, insistir en tal irresponsable locura, mancillaría el sagrado concepto de La Guarimba, por la cual mi familia ha tenido que pagar un altísimo precio.  Al menos me permito dejar claro que yo, Robert Alonso, no apruebo tamaña irresponsabilidad y locura.  Bajo un estado de TERROR, como el que hoy vive Venezuela:  es imposible imaginar que un pueblo pueda sublevarse, como fue el caso del pueblo ucraniano.

La pensión de la inmensa mayoría de los trabajadores pensionados, que sobrevive – a duras penas – al día, es de unos Bs. 250.000. Ayer me informaron que un kilo de queso está costando Bs. 400.000. En otras palabras: la pensión, hoy, de la mayoría de los venezolanos pensionados es de MEDIO KILO DE QUESO al mes.  Este ANORMALO me acusa de no tener idea de la realidad actual de Venezuela y de los venezolanos.

Este ANORMALO tal vez no lo sepa, pero los llamados “bachaqueros” están vendiendo “tetas” de café, de azúcar… de harina pan, etc. ¿Qué son esas “tetas”?  Son esquinitas de bolsas plásticas contentivas de un puñado de lo arriba mencionado. Los especuladores, como siempre, están haciendo su agosto con esta atroz crisis por la cual atraviesa el pueblo mayoritario venezolano.

Claro que hay una inmensa minoría que tiene acceso a dólares, que – por cierto – no están alcanzando debido a la escasez generalizada o al alto precio de los insumos y productos.  Cuando aumenta la cotización del llamado “dólar paralelo” (o “dólar negro”), aumentan los precios de los productos básicos, pero cuando ese dólar baja: ¡no bajan los precios de dichos productos! Es una infernal espiral mal aplicada.

Las Dos Venezuelas

Evidentemente, como lo he probado en el video debajo de este párrafo, existen dos Venezuelas. Una mayoritaria: ¿95% de la población? Y otra minoritaria, en la que se incluyen los fulanos “enchufados” (llamados “pinchos” en Cuba) o aquellos que – sin ser afectos al régimen –han tenido la suerte de haber sacado o adquirido dólares con los cuales capotear el infrahumano temporal.

La “Gran Venezuela”, la de los desposeídos… marginados, o como le queramos llamar, todavía no tiene la más mínima idea de lo le espera. El “holodomor ucraniano” se quedará pendejo, porque – entonces – no existía la pandemia que hoy azota al mundo entero: ¡incluyendo al llamado “Primer Mundo”!

Ante un escenario tan “apocalíptico”, mal podríamos nosotros – ¡yo! – llamar a una marcha hacia Miraflores.  En primer lugar, porque la matazón sería apoteósica y, en segundo lugar, porque para que un pueblo se subleve en contra de una tiranía, la moral colectiva tendría que estar por las nubes.  Hoy, el venezolano mayoritario: ¡está viendo cómo subsiste!  La moral está por los suelos.

Infamia

Este malsano individuo que me acusa de no aprovechar el momento para llamar a los venezolanos a Miraflores, aprovechando que ya – según él – el pueblo está “enguarimbado”, ha arremetido en mi contra alegando impresionantes infamias,  falsedades, involucrando a mi familia… alejándose del tema que nos ocupa. Jamás pude imaginar tamaña bajeza en un individuo. A falta de elementos para el debate político, encontró en su bajeza, infamias y absurdas mentiras.

Quienes asocian “La Guarimba Libertaria” con mi persona, Robert Alonso, sepan que yo JAMÁS promocionaría una masacre… aunque – de hecho – ésta no ocurrirá, por lo que he explicado arriba. Proponer una “marcha a Miraflores”, además de ser una irresponsabilidad absoluta: ¡es una absurda utopía magnificada!

Pasó el Momento

Desde el año 2003 les he venido recomendando a los venezolanos que se “enguarimben” y les he explicado, de la mejor manera que he podido, cómo hacerlo. El grueso de los venezolanos prefirió marchar, votar y escuchar las voces de la FALSA OPOSICIÓN, entre ellos – por cierto – EL ANORMALO mencionado (aunque no por su nombre y apellido).  Bien. Ahora están cosechando lo que sembraron. Mi Abuela Carmelina, QEPD, solía asegurar: “cada quién se labra su propio destino”. Bueno… el grueso del pueblo venezolano se ha labrado su propio destino desde que Cristóbal Colón descubrió a Venezuela, el 2 de agosto de 1498.  Hoy ese pueblo está cosechando lo sembrado durante todos esos largos, infames y tormentosos siglos.

Por mi parte, pueden tener la total certeza que duermo tranquilo, porque he hecho – a mi juicio – todo lo que estuvo en mis manos para retribuirle a mi bella y adorada Venezuela todo lo que ella me dio, cuando a mis once años me recibió en su seno y me dio el necesario oxígeno de libertad.

La Liberación de Venezuela

Hoy el gobierno de EEUU, directa o indirectamente, ha catalogado al régimen de los Castro en Venezuela – ¡por fin! – como un régimen terrorista.  A ese gobierno también le corresponde la eliminación de tan abominable tumor.  Ahora ambos pueblos somos socios: ¡estamos en el mismo bote!  EE.UU. tiene los elementos libertarios, más allá de mi adorada “Guarimba“.  Son socios.  Ambos pueblos están unidos ante el infame mal.  E.E.U.U. cuenta con los músculos y Venezuela cuenta con su pueblo.  Vamos a ver cómo se coordina esa liberación, pero no para que nos liberemos del “madurismo“, para continuar con el “chavismo originario“; ¡no para que continue el socialismo, la Internacional Socialista y el Foro de Sao Paulo conduciendo los destinos de Venezuela.  ¿Será posible tal ilusión?  ¡Sorpresas nos podría dar la vida!

No es para que liberemos a Venezuela de Maduro para que el “mayor generalClíver Alcalá Cordones termine siendo el nuevo ministro de defensa y la infame Luisa Ortega Díaz la nueva fiscal general y coloquemos a su marido de presidente del Tribunal Supremo de Justicia.

No para que sigamos con Julio Borges, Carlos Vecchio y Leopoldo López al frente de la “nueva” Venezuela.  Es decir: “como para que todo cambie para que todo siga igual”!

Holodomor

Mucho pesar me da alertarlos sobre un nuevo e irremediable “holodomor”: ¡el venezolano!   Cuando el “holodomor” generado por Stalin en Ucrania, no existía el escenario de una pandemia.  Lamentablemente, en este “holodomor” venezolano, en adición a todas las desgracias generadas por todos esos políticos socialistas – desde 1958 a la fecha – existe ese “ingrediente” adicional de la pandemia y la incapacidad fehaciente del régimen para hacerle frente.

Cada día estoy más convencido de que tendrán que pasar diez generaciones bíblicas (unos 400 años), para limpiar a Venezuela de esa carga genética – la cual sabrá Dios cómo se generó –, para que nuestros descendientes tengan un país vivible, digno y soberano.  ¿Será tal cosa posible?

Miami 28 de marzo de 2020

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 1,686,563