Back to Africa…!

En el año 1822 (antes de la guerra civil “americana“), una organización íntimamente relacionada con el gobierno estdounidenses, la “Sociedad Americana de Colonización“, escogió un territorio en la costa oeste del continente africano, a nivel ecuatorial, para enviar a muchos de los esclavos negros que fueron liberados durante el gobierno del entonces-presidente estadounidenses: James Monroe.  El proceso de repatriación NO FUE OBLIGATORIO, pero todos aquellos afro-americanos libres que desearon regresar a sus raíces en África lo hicieron, con la ayuda – incluso – del gobierno estadounidense, a través de organizaciones filantrópicas y de otras índoles y con el apoyo parcial del presidente Monroe.  De hecho, al fundarse Liberia (el 26 de julio de 1847), su capital fue nombrada Monrovia, en honor al presidente James Monroe.

El retorno a África se llevó a cabo gradualmente y muchos de los actuales ciudadanos de Liberia son considerados “américo-liberianos“, para diferenciarlos de los nativos de aquel territorio, quienes – en un principio – eran considerados por “los colonos” como ciudadanos de segunda, atrasados y primitivos, generándose así una especie de “discriminación racial“, entre los nativos y “los colonos”.   La parte buena de ese racismo, era que se trataba de un racismo entre los propios negros.

Los negros se mataban entre sí, pero no había problema alguno, ni saqueos ni disturbios.  Esas matanzas (entre negros), perduraron en el tiempo y ayudaron a fomentar el caldo de cultivo para la explosión de dos guerras civiles.  La primera comenzó en 1989 y culminó en 1996.  La segunda comenzó poco después, en 1999 y terminó en 2003.  Fueron guerras entre negros.  Dos años después, en 2005, Ellen Johnson Sirleaf, fue elegida presidente de Liberia, constituyéndose en la primera mujer presidente en la historia de África.

El racismo es un mal que se enquista en los pueblos, difícil de eliminar.  Estados Unidos, creo, está condenada al racismo eternamente.  Es una historia de nunca-acabar.  El racismo más conflictivo, por cierto, se produce entre negros y blancos… aunque hay racismo “para todos los gustos”, que involucran minorías como los hispanos, los judíos, los asiáticos: ¡en fin!  Pero el mayor problema está entre negros y blancos.  Cuando un negro mata a un negro: ¡no hay problema!  Cuando un negro mata a un blanco: ¡no hay mucho problema!  Pero cuando un blanco mata a un negro: ¡arde Troya!  En la mayoría de los casos, como sucede a lo largo y ancho del continente africano, son los negros quienes se matan entre sí, pero tal “fenómeno” no produce conflictos de tipo racial.

video de la negra

La inmensa mayoría de la población afro-americana dentro de Estados Unidos, no tiene grandes problema en cuanto al sentimiento, latente, del racismo y no se siente afectada.  Sin embargo, no son pocos los negros que sienten la discriminación racial a flor de piel, lo que va generando una carga explosiva que explota cada cierto tiempo, generando grandes conflictos sociales, políticos y económicos.   Hay negros en EE.UU., que no toleran a los blancos: ¡punto!  Hay blancos en EE.UU., que no toleran a los negros: ¡punto!

Cuando vemos el video (el cual se ha hecho viral), de ****, nos llega un rayito de esperanza de cara a la solución – algún día – de tan delicado problema sociológico.  Sin embargo, basta que un blanco mate a un negro y que los medios de comunicación se explayen en el tema, para que la sociedad estadounidense sufra un terrible retroceso y se ponga el reloj, casi, en cero.  Eso es lo que ha sucedido con la lamentable muerte, recientemente, de George Floyd.

video de la muerte de Flyd

Repatriación

¿Qué tal si el gobierno de E.E.U.U., promoviera y financiara una segunda repatriación al continente africano?  Ya los afro-americanos tienen un país al cual llegar, organizado y funcionando: ¡Liberia!  Es cierto que allá los negros seguirán matándose entre sí, como ha sucedido desde el proceso evolutivo de la raza humana, la cual – por cierto – dicen que se generó, precisamente, en África.  No obstante las matanzas entre ellos, no generan ese infame e infausto sentimiento que genera la discriminación racial.

Claro, al igual que en 1822, esa repatriación no sería OBLIGATORIA.  Sería un proceso VOLUNTARIO.  Negro que quiera dejar de sentirse discriminado: ¡negro que se monta en el buque rumbo a Liberia!

Israel

A raíz de la II Guerra Mundial, las Naciones Unidas – en 1947 – aprobó la partición de Palestina en dos estados: uno judío y el otro árabe.  El 14 de mayo de 1948, el Estado de Israel declaró su independencia y se llenó de judíos, muchos de los cuales habían sufrido, en carne propia, el flagelo del racismo más exacervado… al punto de haber generado millones de muertes por parte del nacional-socialismo en Europa.

El pueblo judío ha sufrido el racismo a lo largo de su historia, pero al fin lograron solidificar una nación propia que hoy forma parte del llamado Primer Mundo.  ¿Por qué los afro-americanos no pudieran hacer lo mismo y convertir a Liberia en una potencia mundial como lo es Israel?

 

Miami 5 de junio de 2020

Robert Alonso

 

 

 

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 326,005